En la decoración del dormitorio hay una tendencia que está cada vez más consolidada: la cama sin cabecero. Una propuesta que era impensable hace pocos años pero que ha ido ganando fuerza en nuestros dormitorios. Veamos por qué.

En ocasiones porque estamos en un piso alquilado y no queremos invertir demasiado. En otras porque tenemos un presupuesto limitado y un cabecero es un elemento prescindible. Y en muchas ocasiones porque buscamos algo menos convencional y queremos explorar otras posibilidades.

Al eliminar el cabecero las posibilidades decorativas aumentan, ya que es una pieza que condiciona en gran medida la decoración de la habitación.

Sea por el motivo que sea, te vamos a proponer algunas ideas de decoración de dormitorios sin cabecero.

Destacar la pared de la cama sin cabecero con pintura

 

La opción más sencilla para tener una cama sin cabecero es pintar la pared donde se ubica la cama con un color diferente al resto de la habitación. Así creamos un punto de atención, función que, tradicionalmente, realiza el cabecero.

Podemos pintar la pared en un color oscuro, si el resto de las paredes son claras, que combine con los muebles. Además, como es un espacio limitado podemos elegir colores como el gris marengo, azul oxford, rojo sangría, morado o cualquier otro que no podríamos utilizar para toda la habitación.

Si los muebles son oscuros es mejor elegir un color más luminoso, como el verde menta o el rosa palo, colores sofisticados para un dormitorio clásico.

También podemos aplicar la pintura con textura, con acabado arenoso, rayada o hacer un estuco.

Cualquiera de las técnicas conseguirá que la pared sea el centro de atención de la habitación de los dormitorios sin cabecero.

Colocar un cuadro sobre la cama en dormitorios sin cabecero

Es una idea económica y podemos colocar una lámina o un cuadro de gran tamaño que resulte difícil encajar en otro espacio de la casa.

Una idea muy original es colocar un mapa antiguo, de estilo vintage, de tu ciudad o de un lugar significativo.

También existe la opción de colgar una acuarela, un óleo o una lámina pintada por ti o por algún ser querido.

» También te puede interesar: Cómo decorar con fotos una pared para conseguir un estilo personal

O colocar varios cuadros más pequeños

También podemos optar por colocar varios cuadros de la misma serie de forma que hagan las veces del cabecero. Colocados de forma adecuada crearán un marco artístico muy decorativo.

Restaurar una puerta antigua como decoración de dormitorios sin cabecero

Las puertas antiguas de madera, deterioradas por el paso del tiempo, son un elemento decorativo de plena actualidad. Se colocan de forma horizontal, haciendo las veces de cabecero, o en vertical si son dos puertas las que vamos a utilizar.

El resultado es espectacular, tanto si el dormitorio tiene una decoración vintage como si la decoración predominante es funcional. Será un punto de referencia al primer vistazo.

Recuperar ventanas viejas

Igual que en el caso de las puertas, las ventanas de madera viejas están de actualidad, por su fuerza decorativa. Dependiendo del tamaño de la cama será necesario colocarlas de distinta manera. Por eso, es necesario realizar varias pruebas antes de tomar la decisión de colgarlas.

También podemos optar entre mantener los cristales o emplear solo la estructura de madera.

Pintar un motivo en la pared

Esta solución puede ser muy acertada para habitaciones infantiles. Si decoramos la pared con un castillo, un barco o una jungla, donde la cama forma parte del paisaje, nuestros hijos estarán encantados de ir a dormir. Nada mejor que acudir a los gustos personales del niño para inspirarnos en el motivo de la pared.

Colocar un biombo

Dependiendo de tus gustos decorativos la elección del biombo será de madera, metálico, de estilo étnico, de madera envejecida y un sinfín de posibilidades más.

Es un elemento con mucha fuerza decorativa, por lo que el resto de los elementos de la habitación tendrán que ser discretos, para no recargar.

La forma de colocar el biombo también aportará un punto extra de originalidad a tu cama sin cabecero. Lo podemos colocar en horizontal o en vertical. Y en este caso, fijar la parte central del biombo y quedar los laterales sueltos para plegarlos ligeramente.

También podemos utilizar el biombo para separar la zona de vestidor, apartando la cama de la pared y colocando el biombo unido a ella.

» También te puede interesar: Elige entre las tendencias en vestidores y haz que todos se mueran de envidia

Colocar una estantería volada

Es una solución práctica al mismo tiempo que decorativa. Una estantería servirá para colocar libros, velas, fotos y todo lo que nos apetezca tener a mano.

Podemos pintarla del mismo color que la pared, para que se integre perfectamente en ella. O de un color contrastado, para destaque y cobre fuerza decorativa.

Es mejor elegirla con poco fondo, para evitar golpes, y colocarla al alcance de la mano.

Convertir la pared del cabecero de la cama en la protagonista de nuestro dormitorio es una buena idea decorativa. Es lo primero que se ve cuando se entra en la habitación y disponemos de numerosas ideas estéticas para decorarla.

Y a ti, ¿qué te parece la opción de prescindir de este elemento? ¿Te animas a colocar una cama sin cabecero?

Posts que también te gustarán