Cuando pensamos en una cocina moderna estamos pensando en un estilo elegante y funcional, que, al mismo tiempo, resulte acogedora para la una de las estancias más utilizada de la casa.

Actualmente tenemos en el mercado multitud de diseños que van desde los más minimalistas a los retro y vintage, para dar a nuestra cocina un aspecto moderno, diferente y personalizado. Con la ayuda de los profesionales del sector, conseguiremos que la cocina no sea solo un lugar para preparar alimentos, también un sitio de reunión para la familia o de trabajo para los más pequeños.

Este estilo de cocinas modernas se consigue jugando con los materiales, los colores, la distribución del mobiliario y la iluminación.

Es fundamental incluir todas estas variables en el proyecto de decoración previo, para estar seguros del resultado. En los estudios de decoración podremos “ver” de forma virtual el resultado del amueblamiento de la cocina antes, incluso, de comenzar la reforma.

1. Madera y acero inoxidable para cocinas modernas

El acero inoxidable es un material moderno que ha pasado de utilizarse únicamente en las cocinas industriales a llegar a las cocinas domésticas. Ofrece altas prestaciones de uso y, además, contribuye a crear un espacio contemporáneo y actual.

Si los combinamos con la madera el resultado es un diseño elegante al mismo tiempo que funcional.

Son dos materiales que se complementan muy bien.

Podemos optar por muebles de madera con encimera de acero o, por el contrario, muebles metálicos con la encimera de madera.

2. Diferentes alturas para cocinas modernas y elegantes

 

Para conseguir un aspecto actual en nuestra cocina debemos desterrar la idea de amueblar únicamente con muebles altos y bajos, como en las cocinas tradicionales.

Distribuir el mobiliario en alturas diferentes nos va a proporcionar un juego visual único y personal.

Podemos pensar en muebles hasta el techo para el menaje de cocina que usamos con menos frecuencia. Columnas a media altura para los hornos y otros electrodomésticos. Muebles bajos con cajones para la vajilla diaria. Y, por supuesto, introducir módulos como asientos que sirvan de almacenaje y otros módulos de almacenaje colgados a diferentes alturas en la pared. Todo ello sin recargar, pero aprovechando al máximo el espacio disponible.

3. La isla como centro neurálgico de la cocina

Las islas en las cocinas ayudan a acortar los desplazamientos por ella, sobre todo cuando disponemos de un espacio amplio para ubicarla. Tanto si la cocina es una estancia independiente como si es compartida con la sala de estar, las islas resultan muy prácticas porque representan un espacio extra de trabajo y de almacenaje.

Resulta muy práctico diseñarla con baldas o cajones en la parte inferior, para aprovechar al máximo el espacio que ocupa.

A la isla le podemos añadir un espacio de encimera volada que haga las veces de barra de desayuno, de office o como zona de trabajo para los más pequeños. O para todos estos usos al mismo tiempo.

» También te puede interesar: Diseñar una isla de cocina

Las islas o penínsulas podemos dedicarlas a la zona de cocción, colocando encima de la placa una campana extractora potente. O bien, destinarlas para la zona de aguas, con una o dos pilas de lavar y el lavaplatos en la parte inferior.

Por último, podemos destinarlas, únicamente, a zona de trabajo, sin ningún elemento adicional en la parte superior.

En cocinas abiertas al espacio de comedor y salón, las islas pueden suponer la separación visual de ambas zonas. Y ayudan a que los desplazamientos sean menores durante las comidas y cenas.

4. El almacenaje en las cocinas modernas

Para conseguir una cocina de diseño moderno podemos optar por dos soluciones de almacenaje: abierto a la cocina o cerrado en su totalidad. O una combinación de ambas soluciones.

Almacenaje abierto en una cocina moderna

Imitando el sistema de las cocinas industriales, podemos optar por tener todos los utensilios a la vista, en estanterías abiertas. Este sistema presenta la ventaja de tener todo a mano al momento de cocinar.

En la despensa sabremos, de un solo vistazo, lo que falta y hay que reponer.

Pero este sistema presenta el inconveniente de que, para que resulte visualmente agradable, debe estar todo perfectamente ordenado en todo momento. Si no disponemos de tiempo y habilidad para tener el almacenaje de la cocina siempre en perfecto estado, es mejor optar por el mobiliario cerrado.

Almacenaje cerrado en una cocina moderna

En el mercado existen infinidad de complementos para los muebles de cocina que nos ayudarán a mantener el orden dentro de los armarios y cajones. Las soluciones extraíbles son muy prácticas para aprovechar los rincones más inaccesibles.

El almacenaje inteligente nos ayudará a que la actividad en la cocina sea más rápida y placentera.

Si estás pensando en reformar tu cocina para actualizarla y modernizarla, estos consejos te pueden resultar útiles.

Conseguir una cocina moderna para tu casa será más fácil si te pones en manos de un profesional que te ayude con la distribución y la elección de los materiales.

 

Posts que también te gustarán