Las cocinas abiertas al salón están de moda. No tienes más que abrir una revista especializada en interiorismo para comprobar que esta tendencia se lleva y es, actualmente, la preferida de los diseñadores.

No es para menos:

Se trata de un tipo de cocina muy versátil que puedes adaptar a cualquier hogar y a cualquier estilo decorativo.

No obstante, para conseguir los mejores resultados será mejor que señalemos cuáles son los elementos clave de este tipo de cocinas abiertas al salón. Desde la concepción del espacio, hasta la elección de los muebles que te harán falta, con nuestra pequeña guía podrás empezar a soñar con la cocina americana perfecta para tu hogar.

» También te puede interesar: El estilo de cocina americana que en tantos hogares está triunfando

Todos los motivos para juntar salón y cocina

Juntar cocina americana y salón es una idea muy atractiva y que trae consigo muchos beneficios a tu hogar.

Para empezar, hará que ópticamente tu casa parezca mucho más amplia. Si ya tienes una vivienda grande todavía puedes aprovecharte de esta ventaja, ya que hacer que parezca incluso más espaciosa le dará un aspecto renovado de lujo y opulencia.

Este tipo de cocinas son ideales también para aprovechar al máximo la luz que recibe tu piso. Si, además, tu cocina está bien orientada y recibe muchas horas de luz solar tienes una oportunidad perfecta para conseguir un salón luminoso.

La luz natural es mucho mejor que la artificial para tu salud y también hace destacar todos los detalles de la decoración.

Otra gran ventaja es la posibilidad de comunicar los dos espacios en los que más vida haces en casa. Así no tendrás que interrumpir tus conversaciones y podrás conjugar mejor estilos de vida y horarios diferentes.

Creando una transición entre dos espacios

Una vez te has decidido a convertir tu cocina y tu salón en un espacio único y diáfano, es muy importante pensar cómo vas a tratar la transición entre ambas funciones.

La opción más actual y moderna es colocar una isla entre la parte de cocina y la parte de salón.

Las islas son muy versátiles:

Pueden funcionar como mesa para comer, como encimera para preparar los alimentos o, incluso, puedes optar por colocar aquí el fregadero y usarlo como un espacio de limpieza.

Si buscas un acabado más lujoso, puedes escoger colocar unas columnas que delimiten el espacio entre una zona y otra. Se trata de elementos arquitectónicos que te ayudan a señalar las diferencias de uso, sin interrumpir demasiado la amplitud de tu cocina americana.

» También te puede interesar: Ideas para separar ambientes dentro del hogar

Otras formas de marcar la diferencia entre una zona y otra son los colores, bien en el suelo o bien en la pared. Crear unpequeño desnivel entre cocina y comedor es una técnica muy sutil, pero que también da buenos resultados.

Trucos decorativos para cocinas abiertas al salón perfectas

Ahora que ya sabes por qué deberías optar por poner una cocina americana en tu casa, es muy importante que pienses en el cómo:

  • ¿De qué forma va a encajar con el resto de la decoración?
  • ¿Quieres una cocina sobria y elegante, o buscas en cambio un acabado familiar y hogareño?
  • ¿Qué colores debes escoger para conseguir cada uno de los estilos?

Escogiendo un estilo: ¿escandinavo o vintage?

A pesar de que depende en gran medida de cuál sea el estilo general de la casa, las cocinas americanas quedan especialmente bien en dos tendencias de interiorismo: el estilo nórdico y el vintage.

– El estilo nórdico o escandinavo es la opción más elegante y sofisticada. Se basa en el uso de los colores neutros y en mantener una decoración minimalista. Las superficies lisas, los acabados metálicos y la luz son los elementos que no debemos olvidar.

– La tendencia vintage, en cambio, crea ambientes más familiares y cálidos. La década de los años 50 es la fuente de inspiración fundamental, por lo que querrás recrear el gusto de la época en tus muebles. La madera, los estampados y los colores pastel funcionan especialmente bien con este estilo.

En busca del color adecuado

Escoger los tonos de las paredes, del suelo y de los detalles decorativos de las cocinas abiertas al salón comedor puede ser complicado.

A pesar de que va muy unido a la elección del estilo, el color también tiene cierta libertad.

Por ejemplo, si decides colocar puntos de atención será mejor que lo hagas marcándolos con colores distintos que contrasten con la paleta general. Un mueble especial, por ejemplo, puede llevar una capa de pintura distinta que lo haga destacar.

En cualquier caso, algo que no debería faltar en tu cocina americana son las plantas. Este tipo de elementos también te ayudan a dar vida y color a tu hogar y por eso son imprescindibles.

Si te gustan las cocinas abiertas al salón, es el momento perfecto para ponerte en contacto con un equipo de profesionales y convertir tu hogar en la casa de tus sueños. Escoge un estilo acorde al resto de la vivienda y empieza a disfrutar de una cocina de revista.

Posts que también te gustarán