El color beige se ha convertido en uno de los más apreciados por quienes se dedican profesionalmente al interiorismo, una tendencia que está más de moda que nunca en los últimos tiempos. Y es que la decoración de las habitaciones de la casa se ha revalorizado, en la línea de los estilos más seguidos del momento.

En el marco de estas diferentes estéticas para los interiores, los colores que se utilicen van a tener una importancia capital a la hora de crear efectos y sensaciones. Sobre todo, en las paredes, que proporcionarán el fondo a las tendencias decorativas que elijas; pero también en otros elementos de las estancias, tales como los muebles o los textiles.

A continuación, te explicamos cómo utilizar este color en la decoración de tu domicilio.

El color beige claro como una alternativa al blanco

Lo primero, a la hora de repasar cómo va a encajar el beige en tu casa, es definir este color, dado que se trata de un tema acerca del que hay bastante desconocimiento.

A grandes rasgos, el beige es un color que proviene del natural de la lana. Por consiguiente, lo podemos considerar un color brillante en tonos marrones y amarillos. Por otra parte, es un color que admite muchos matices, por lo que existen tonalidades del beige que pueden parecerte cercanas a otros colores; como, por ejemplo, los anteriormente citados.

Sus tonos más intensos y oscuros son los marrones dorados o claros, aunque también los hay rosados y amarillentos y neutros.

Es similar al blanco, pero, como admite una mayor variedad, tiene más capacidad de combinación, puesto que su contraste va a resultar más suave. Se trata, sin duda, de un tono muy “agradecido”, ya que puede encajar con diferentes colores de una forma muy elegante y contribuir a crear ambientes cálidos y atemporales.

» También te puede interesar: Conoce los colores que marcan la nueva temporada

Aparte, no implica un contraste tan pronunciado como el del blanco ni da esa sensación aséptica tan de hospital.

El color beige quedará sobrio y con clase, pero transmitirá más que un fondo blanco.

Recuerda, además, que las diferentes versiones del beige han recibido nombres muy diversos. Algunos de ellos evocan directamente algunas referencias muy visuales:

  • Color crema
  • Piedra
  • Arena
  • Miel
  • Paja
  • Tostado
  • Cáscara de huevo
  • Caramelo

Los colores con los que combina muy bien el color crema y el resto de la gama del beige

Como te hemos comentado, el beige puede ser mezclado con diversos colores, lo que supone una de sus principales propiedades. Puedes probar a propiciar atmósferas distintas junto a los tonos neutros o fusionarlo de manera más atrevida con el magenta, azul o verde.

  • El marrón es su opuesto, dentro de un mismo aire de familia con el color beige claro, en brillo. Si combinas beige y chocolate, transmitirás relajación y calma.
  • Los colores fuertes relacionados con la tierra, como los naranjas, rojos marrones y rosas India, también quedan bien con el beige.
  • Combinado con azul claro, el beige puede contribuir a crear ambientes muy dinámicos.

Los ambientes y estilos en los que se utilizan el color beige oscuro y otros de la familia del beige

Finalmente, vale la pena repasar con ejemplos concretos la utilidad del beige en el mundo de la decoración de interiores. Sigue leyendo, dado que estas aplicaciones te pueden interesar.

Pisos en venta o alquiler

Aunque este estilo estético no tenga un prestigio similar a otros de moda, sus patrones ya resultan muy reconocibles (sobre todo, a raíz del desarrollo del home staging). No en vano, el uso del beige se ha consolidado entre ellos, puesto que se trata de favorecer un estilo decorativo que evite referencias personales y pueda ser gestionado por los potenciales compradores.

Combinado con una potente luz natural y artificial, el beige contribuirá a aumentar la sensación de amplitud, lo que es fundamental para estimular las ventas o alquiler del inmueble.

» También te puede interesar: ¿Vas a alquilar tu piso? Decóralo para hacerlo más atractivo

Zen

Esta decoración de origen oriental se basa en los equilibrios y, precisamente, el beige propicia combinaciones muy compensadas y evoca relajación y elegancia.

» También te puede interesar: Descubre las claves de la decoración japonesa, zen y japandi

Mediterránea

El beige combinará bien con los colores cálidos asociados a la tierra.

» También te puede interesar: Decorando al estilo Mediterráneo

Nórdica

En el estilo escandinavo, el beige pega con el blanco y textiles como el lino y la lana, sin olvidar la importancia que tiene en él la madera. Y es que podemos decir que el beige pone el fondo y los muebles llevan la antorcha del color.

» También te puede interesar: Descubre las claves del estilo nórdico

Industrial

La modernidad y los objetos descontextualizados quedan bien en un marco de combinación entre marrón chocolate y beige. Unos detalles metalizados, antracitas o negros en los muebles y accesorios harán el resto. El gris también encaja en esta tendencia.

» También te puede interesar: Decoración de estilo industrial para casas con personalidad

Contemporáneo

Los espacios modernos combinan bien con beiges complementados por tonos brillantes (naranjas, turquesas, verdes…). Si quieres aportar sofisticación, mezcla color beige oscuro y marrón con dorados.

En definitiva, el color beige se ha consagrado como un auténtico comodín de la decoración de interiores. Recuerda que su código en el sistema RAL Classic es el 1001, pero, sobre todo, sigue nuestros consejos y ten gusto a la hora de combinarlo. 

Posts que también te gustarán