Cuando estamos en proceso de decorar nuestro hogar, hay un elemento que resulta vital para que el aspecto quede ideal: los colores. Todos tenemos nuestras preferencias en cuanto a tonalidades se refiere, pero en muchas ocasiones nos preguntamos cómo podemos combinar varios colores que nos gustan o cómo podemos encontrar un color que combine y cree contraste con el tono que hayamos elegido. No hay una única forma de encontrar la combinación perfecta, por lo que vamos a analizar varias posibilidades.

Combinación monocromática

Esta combinación de colores se basa en elegir un único color y combinar varias tonalidades diferentes del mismo. Como el contraste siempre da un aspecto agradable a cualquier estancia, podemos utilizar tonos neutros como el blanco o el beige para que la habitación no quede tan monótona.

La combinación por analogía

Otra posibilidad que podemos utilizar que consisten en elegir tres colores cercanos en el círculo cromático y crear combinaciones entre ellos. Por ejemplo, podríamos seleccionar el amarillo, el verde y el naranja y combinarlos para que la decoración de nuestra vivienda o habitación sea un poco más variada que con el estilo anterior. En este caso, los colores neutros también están aceptados, aunque si queremos dar a la estancia un toque más colorido podemos evitarlos.

También tenemos la opción de apostar por los pares complementarios. Esta opción implica añadir colores que se encuentren uno frente a otro en una armonía cromática, creando un contraste bastante fuerte pero que sigue resultando agradable para la vista. Por ejemplo, podemos combinar el rojo con el verde, el azul con el naranja o el amarillo con el violeta. Podemos, por ejemplo, utilizar uno de estos colores para el mobiliario base y el otro para accesorios como cojines o cortinas.

Combinación de colores en muebles

Sea cual sea la opción que hayamos elegido para combinar los colores, lo ideal es que utilicemos algunos muebles en blanco o en color madera, que combinan a la perfección con cualquier otro color, para que una combinación de colores excesivamente llamativos no resulte cansado para la vista.

Los muebles de colores oscuros, como el negro o las tonalidades más oscuras de la madera,  pueden combinar también con todo tipo de colores, pero hay que tener en cuenta que los tonos oscuros pueden provocar la sensación de que la estancia sea más pequeña. Esto no quiere decir que tengamos que evitar estos tonos, sino simplemente que tendremos que complementarlos con colores muy claros en las paredes o en el resto de los muebles para no empequeñecer cada habitación.

Posts que también te gustarán