Si tienes la suerte de vivir en una casa con jardín, patio o una gran terraza que te permita disfrutar del exterior estando en el hogar, no olvides este espacio a la hora de poner la decoración de Navidad. Ya sea para almorzar con la familia o amigos los días soleados o para tomar algo mientras te relajas leyendo un libro en una buena tarde, la terraza o el jardín también son espacios que se pueden disfrutar durante el invierno.

Como en cualquier estilo de decoración, los detalles son imprescindibles para conseguir la máxima calidad. Por esta razón, es interesante asegurarse de aprovechar cada rincón para añadir un toque decorativo de aire navideño. Bolas, purpurina, estrellas o personajes navideños pueden protagonizar cada espacio. Recomendamos buscar siempre el equilibrio para no caer en el exceso.

La iluminación en la decoración de exteriores

La luz es uno de los elementos que no deben faltar en la decoración navideña. Con una especial importancia de las luces de LED debido a su alta capacidad de iluminación con un consumo mínimo, la decoración con nidos de luces o guirnaldas iluminadas puede marcar la diferencia en tu decoración de exterior.

En este sentido no se debe olvidar la importancia de las velas que se convierten en un elemento perfecto para aportar calidez, dinamismo y una agradable sensación acogedora. Existe una gran cantidad de porta velas especialmente diseñados para exteriores que protegen la llama de la brisa.

El color verde es siempre bienvenido y ningún elemento tiene tanta personalidad para integrar este tono como las plantas naturales. No dudes en dar protagonismo a tus plantas mediante el uso de luces y atrévete a adquirir otras típicas de la navidad como abetos, pascuelos o piñas.

Como en la decoración interior, los tonos dorados, el rojo intenso, el verde y el blanco son los más destacados de las decoraciones temáticas de esta época. Escoge uno como protagonista y añade pequeños detalles de los demás jerarquizando siempre la presencia de cada uno para evitar un resultado confuso y falto de equilibrio visual.

Siempre es un buen recurso recoger elementos de la naturaleza para integrarlos en nuestra decoración con una pequeña transformación. Ya sea creando ramilletes de hojas, piñas y semillas o tomando por separado cada elemento y modificándolo, la naturaleza siempre será bienvenida alcanzando un éxito destacado en la decoración de espacios exteriores.

Posts que también te gustarán