Muchas veces tendemos a pensar que la clave para decorar nuestro hogar es dedicar mucho tiempo a pensar en la colocación de cada elemento. Pero muchas veces la manera de tener una casa ideal es justo lo contrario: colocar las cosas sin ningún esfuerzo y dejar que fluya nuestra personalidad y comodidad. En esto consiste el effortless, la última tendencia en decoración de interiores que consiste precisamente en que no gastemos tiempo en pesar en la decoración, o al menos en que lo parezca.

Si hacemos una comparación con el mundo de la moda, podríamos decir que el effortless es lo que viene siendo ponernos lo primero que pillamos cuando abrimos el armario. Nada de dar cientos de vueltas a la decoración, nada de asegurarnos de que todos los elementos de nuestra vivienda sigan un mismo patrón. La idea es precisamente que se amontonen muebles y elementos de estilos diferentes, sin que tengan que seguir un patrón concreto pero sin que caigan tampoco en la estridencia.

Dentro de esta tendencia descuidada, también existe una variante para aquellos interioristas a los que no les gusta dejar las cosas al azar, y es el efforless chic, una tendencia un poco más pensada pero igualmente casual.

El effortless chic consiste igualmente en dejar las cosas al azar, pero evitando que los objetos que coloquemos en nuestro hogar estén pasados de moda. Es decir, para tener una vivienda con este estilo tendríamos que estar un poco más atentos a las tendencias y las revistas de moda, pero sin tener esa “obligación” de que combinen o de que estén colocadas como si les fuéramos a hacer una fotografía. Se trata, como dicen los promotores de este estilo, de una mezcla tranquila pero con gusto.

La decoración effortless se convierte en la tendencia ideal para quienes tienen un presupuesto limitado, ya que al no ser necesario que todos los elementos combinen a la perfección podemos permitirnos optar por muebles y elementos más económicos. Se trata de una tendencia que sigue la teoría de que para tener una casa bonita no es necesario ni mucho dinero ni muchos conocimientos de decoración.

Si nos decidimos por el effortless chic sí que tendríamos que invertir un poco más en muebles y accesorios decorativos un poco más estilosos, pero la realidad es que en numerosas tiendas de decoración es posible encontrar objetos muy baratos y que no por ello resultan menos adecuados para que nuestra casa quede ideal.

Podríamos decir que se trata de una tendencia sin tendencia, un todo vale del mundo de la decoración, pero que cada vez se ve más en revistas y viviendas de especialistas en el sector. Y se trata de una tendencia ideal ya que nos permite aprovechar todos los elementos que tenemos ahora mismo en casa, añadiendo y quitando lo que queramos para darle un aire nuevo.

Posts que también te gustarán