Si quieres estar a la última en lo que a decoración se refiere, no puedes dejar de leer sobre la decoración de estilo escandinavo. Su base es el nuevo concepto de hygge.

Y te preguntarás: ¿qué es eso?  

El hygge (se pronuncia hu-ga) es un término danés que significa, más o menos, la ausencia total de elementos que causen incomodidad o desorden.

Es la sensación suprema de bienestar y tranquilidad, ese confort que nos cosquillea el estómago cuando nos sentimos, verdaderamente, bien en casa.

El estilo escandinavo: las características de sus orígenes

El estilo nórdico hace, más o menos, diez años que entró en nuestros hogares para quedarse. Es típico de países como Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia, donde la decoración está condicionada por los inviernos largos y la escasa luz natural. Lo dieron a conocer diseñadores como Carl Larsson.

Si hablamos sobre estilo nórdico​, seguramente, te venga a la mente, sin querer, el nombre de una conocida tienda de muebles: Ikea. Sí. Ikea fue la responsable de que la decoración de estilo escandinavo empezase a inundar los hogares españoles.

¿Cómo es la decoración del estilo escandinavo?

1. La madera y el color blanco como protagonistas principales

La madera es uno de los materiales más recurrentes del estilo escandinavo.

No solo es un material resistente, sino que es versátil y da mucha calidez al ambiente.

El color preferido para decorar las paredes es el blanco. Madera y paredes blancas (o de colores neutros) dan al espacio un aire luminoso, ordenado y amplio.

El toque de personalidad lo dan los cuadros, que suelen ser de grandes dimensiones y llenos de color.

» También te puede interesar: Utiliza los cuadros para decorar con estilo

2. Gusto por la línea recta

La decoración estilo escandinavo se basa, principalmente, en líneas rectas.

La línea recta y pura inunda los espacios y les da el aire de diseño y minimalista característico de este estilo.

» También te puede interesar: Cómo lograr una decoración minimalista en una vivienda

Esto rentabiliza el espacio y da sensación de amplitud, ya que se aprovecha cada milímetro, otra de las características indispensables de este estilo de decoración.

3. La funcionalidad

Se busca hacer el espacio amplio y cómodo, pero también conseguir que todos los espacios sean funcionales.

Así, cada metro cuadrado está aprovechado al máximo.

El espacio debe ser aprovechado por elementos que sirvan para algo. Si no es así, sobran.

Está muy bien elegir diseño en los espacios, pero sin olvidar la practicidad.

4. Mezclar para triunfar

Combinar la madera con otros elementos es otra de las características estrella de este tipo de decoración.

Combinar madera con un toque de metal al estilo industrial o elementos vintage. Todo con las finalidades de dar al espacio mucha personalidad y hacerlo único.

5. Mucha luz

La luz es una de las protagonistas indispensables y te preguntarás por qué. Porque da al espacio sensación de más amplitud, que, junto con los colores neutros y blancos de las paredes, puede hacer del salón más pequeño y oscuro algo increíblemente amplio y acogedor.

Las lámparas adquieren protagonismo con formas atrevidas

6. Muebles

Los muebles siguen la línea depurada y minimalista de las paredes.

Los colores preferidos para los muebles son nuevamente los tonos neutros en madera.

También pueden añadirse pequeños detalles más atrevidos de color, sin romper con la armonía del conjunto.

7. Protagonismo de los complementos

Cuadros grandes, pequeñas figuras y textiles que se convertirán en protagonistas de los espacios. Los pequeños detalles cuentan.

No hacen falta muchos complementos, pero sí los adecuados para que la estancia dé esa sensación tan hygge que todos buscamos al llegar a casa.

Podemos añadir diseño, color y atrevimiento en las telas. Telas que podemos usar también para adornar las paredes.

Las lámparas con diseños geográficos son muy características de este estilo.

Las velas y los jarrones llenan la estancia para convertirla en un hogar lleno de momentos inolvidables.

También es buena idea dar nueva vida a los viejos objetos. Podemos hacer centros de mesa con cajas de madera para fruta o reutilizar un viejo teléfono antiguo para hacer una lámpara.

¡No hay límites a la imaginación! Eso sí, sin pasarse. Recuerda que la estancia debe ser confortable y minimalista.

8. Las plantas

El verde es también uno de los colores preferidos del estilo nórdico. Introducir en la decoración plantas naturales dará a tu espacio una personalidad inigualable, a la vez que llenará el espacio de vida y nos hará reconectar con la naturaleza en nuestra propia casa.

Haz de tu casa un “hogar hygge

No lo pienses más. Este estilo es lo que estás buscando, si quieres llegar a una casa y respirar comodidad y confort.

Con una decoración de estilo escandinavo ganarás en comodidad y confort, y no te arrepentirás.

Posts que también te gustarán