La decoración industrial lleva unos años pegando fuerte ya que su fuerza, diseño y originalidad no dejan indiferentes. Su combinación de elementos la convierte en uno de los estilos decorativos más en auge tanto para viviendas particulares como para oficinas, hoteles, restaurantes o incluso decoración para bodas.

Se trata de combinar la clásica arquitectura de las fábricas (paredes desnudas, ladrillo visto, vigas al aire) con elementos vintage y retro.

Se trata de un estilo industrial que nos hace pensar en los típicos apartamentos neoyorkinos de las películas, dónde seguramente el propietario accedería a su vivienda en un montacargas.

Esto se debe a que en los años 50, en Nueva York, se reutilizaron las viejas fábricas para darles un uso particular convirtiéndolas en viviendas.

A día de hoy se consideran de lo más chic.

Las imperfecciones mandan en el estilo industrial

Las imperfecciones mandan en el estilo industrial

Si este es el estilo que estás buscando, hoy te damos algunos consejos para lograr una decoración estilo industrial única.

¿Cuántas veces nos hemos preocupado sobre como tapar esos desperfectos de la pared?

Pues en el estilo industrial los “desperfectos” son bellos y ahí reside su encanto. Las paredes semipintadas o directamente desnudas con ladrillos vistos o las tuberías y cañerías al descubierto dan ese aire que buscamos y son perfectamente integradas en la decoración.

Si no tienes una casa en la que sea posible dejar el ladrillo al aire, existen técnicas que lo simulan y que puestas en algunos rincones específicos crean el mismo efecto.

Olvida y destierra de tu mente los espacios perfectamente acabados.

La imperfección es la perfección en esta decoración de estilo industrial.

Las paredes mal pintadas, las zonas descoloridas, las manchas en el suelo o en las columnas dan encanto a estas casas. Y es porque el estilo industrial, además de beber de las fábricas, también es muy característico dentro de la estética punk, rock and roll y underground.

» También te puede interesar: Los clásicos del diseño industrial nunca fallan en interiorismo

Aunque pueda parecer que una casa con desperfectos es antiestética, si está dentro de una estética industrial crea el efecto contrario y gana en fuerza y personalidad.

La decoración industrial, la perfecta para un loft

La decoración industrial funciona especialmente bien en espacios abiertos y diáfanos tipos lofts o apartamentos amplios sin demasiados tabiques o paredes.

Si puedes añadirle vigas de madera o de acero, el efecto final será genial. No siempre es posible, pero si tu vivienda dispone de techos altos y te gusta el interiorismo industrial, estás de suerte, porque este tipo de arquitectura es perfecta para este estilo decorativo.

En cuanto al mobiliario, cuanto más viejo o aparentemente desgastado, mejor. Busca tiendas de segunda mano estilo vintage y elige esos sofás de cuero o de piel que recuerdan a las viejas glorias del rock and roll.

Los muebles de madera sin tratar o desconchada o decapada también funcionan genial. La industria pide reciclaje y reinvención.

Interiorismo industrial a base de acero y madera

El hierro y el acero, lógicamente, son indispensables y deben estar presentes en la decoración y en el mobiliario.

Funcionan muy bien los muebles de hierro forjado con partes oxidadas, las estanterías que simulan cañerías, las lámparas de metal, las mesas de hierro y en general todos los objetos que otorguen a la vivienda un cierto aire de desnudez o de armazón.

Para que el uso del metal y el acero funcione pero no se pierda la esencia de calidez, se combinan con madera, como ya hemos dicho, tratada con productos de envejecimiento.

Las chimeneas combinan muy bien en este tipo de casas, ya que equilibran la frialdad del metal y el ladrillo y crean un clima acogedor.

La decoración industrial y los grandes ventanales

Dado que la finalidad de este estilo industrial no es otro que recrear la esencia de las antiguas fábricas neoyorkinas, las ventanas juegan un papel esencial.

Los grandes ventanales son una pieza clave y es importante prescindir del uso de cortinas de todo tipo. Si acaso se puede recurrir a los estores.

Con los grandes ventanales de cristales, el hogar disfrutará de una luz natural que otorga alegría a la casa.

Interiorismo industrial a base de detalles vintage

A parte de los muebles desgastados y estilo vintage, la madera mal tratada, los sofás de cuero en tonos oscuros y las estanterías o mesas industriales de hierro y acero, lo que manda es el minimalismo.

Las casas de este estilo huyen de una decoración recargada y barroca ya que cada uno de los muebles que la conforman suele tener una fuerte personalidad por sí solo.

Los colores más adecuados son los tonos oscuros, tierra, grises, negros y marrones, pero es importante combinarlos con blanco para darle armonía y luminosidad a la estancia y que no se convierta en un sitio excesivamente lúgubre.

Por último, y para darle el toque personal, hay que elegir muy bien los objetos para que todo tenga una cierta coherencia: una bicicleta antigua, viejas botellas o tarros de cristal, libros, un tocadiscos bonito o una máquina de escribir le darán el toque final.

¿Te animas a darle una oportunidad a la decoración industrial?

Posts que también te gustarán