La decoración minimalista tiene diferentes corrientes de expresión y todas estas coinciden en centrarse en la unión de la sencillez, la luminosidad y la elegancia, optando por descartar lo innecesario, los excesos y lo superfluo.

En el estilo minimalista prima la importancia de crear, diseñar y organizar espacios frescos que propicien la sensación de calma, reflejando siempre la calidad de los materiales, siendo estos los mínimos y necesarios para crear un espacio en el que prima la calidad dejando atrás las piezas innecesarias.

Se trata de un tipo de decoración que hasta ahora sólo habíamos tratado en nuestro blog con el diseño de baño con estilo minimalista pero que ahora queremos abordar de manera más amplia para darte a conocer este estilo, ¿nos acompañas?.

Decoración minimalista para viviendas

Para realizar una vivienda con una decoración minimalista tenemos que tener en cuenta primero diversos enfoques, ya que los trabajos a realizar variarán dependiendo de si se trata de solo una decoración interior a nivel de piezas de mobiliario y acabados, o bien si necesitamos una reforma en la arquitectura interior de la vivienda o espacio, ya que ambos casos requerirían diferente tipos de tareas.

En el caso de la decoración del interior de una casa, se buscarán piezas de mobiliario basadas en las líneas rectas, de colores básicos y adaptadas para mezclarse con el espacio, en ningún caso destacarán más que la estructura propia de la edificación.

Su disposición tendrá que generar un estilo sobrio y elegante, pero siempre respetando la arquitectura original de la vivienda.

En lo que respecta a transformar la arquitectura interior de una vivienda para llevarla al estilo minimalista, esta sí debería incluir la alteración y reforma de la base inicial del lugar.

Se abarcarían trabajos como:

  • Distribución de espacios
  • Acabados de pavimentos y paredes
  • Iluminación

Así como también todos aquellos aspectos que afecten al acabado del espacio que vamos a diseñar.

Es importante tener en cuenta que en el estilo minimalista la idea de conjunto es tremendamente importante.

Sin embargo, en cualquiera de los casos, sea una renovación parcial o completa, es importante el uso de materiales adecuados, recordando que esta tendencia de la decoración destaca por la sencillez, las líneas limpias y por centrarse en el color, la superficie y el espacio.

Aunque pueda parecer lo contrario el estilo minimalista es extremadamente difícil de llevar a cabo, ya que todo tiene que estar controlado al milímetro, ya que un error en cualquiera de las piezas puede llevar al traste todo un proyecto.

Hay que lograr equilibrar lo sencillo y elegante (característico del minimalismo), de lo aburrido y falto de estilo.

¿Cuál es el origen de esta corriente decorativa?

El minimalismo no es una tendencia reciente, pero desde que surgió en 1960 en la ciudad de New York no ha dejado de estar en boga, cuando de arquitectura y decoración se trata.

El responsable de la idea original de esta corriente fue Ludwig Mies Van Der Rohe, un reconocido arquitecto y diseñador alemán que se instaló en la ciudad luego de huir de la Segunda Guerra Mundial.

El arquitecto estableció las líneas bases de este diseño, que surgió como respuesta al estilo recargado de la época, caracterizándose porque cada espacio debe tener el mínimo de elementos, por lo que prioriza el todo, en lugar de cada una de las partes del mismo.

Te recomendamos, si tienes la oportunidad, visitar en Barcelona el pabellón alemán diseñado por Ludwig Mies van der Rohe. Fue el edificio que represento a Alemania en la Exposición internacional de Barcelona celebrada en el año 1929 y es un ejemplo magnífico de la corriente minimalista.

Características del estilo minimalista

Lo primero que resalta es la ausencia del color, ya que se prefieren los colores puros, en especial el blanco, así como la naturaleza del material.

También se utilizan tonos tostados y negros, además de la incorporación de detalles de color de forma muy sutil y casi siempre en piezas accesorias.

Otro punto clave es el material que se emplea en el diseño, materiales naturales como piedras, maderas, acero, vidrio y cemento, pero siempre con acabados pulidos, perfectos y nada ostentosos.

La austeridad en el diseño es clave, y esta característica puede notarse en los muebles de cada ambiente.

Formas limpias, simples y funcionales son algo básico dentro de esta decoración.

Consejos para una decoración minimalista

A continuación os vamos a recomendar algunos consejos a tener en cuenta para decorar llevar a cabo una decoración minimalista en vuestra vivienda.

1. Pon un límite al color

La decoración suele limitarse a uno, dos, máximo tres colores, esto con la intención de crear la sensación de sobriedad y de despeje general que se busca.

Conocer el tono ideal dará forma al proyecto de interiorismo que se busca crear.

2.  Elige tonos básicos o neutros

Además de limitar la cantidad de colores, también se debe tener en cuenta que se trata de colores que estén en el tipo de básicos o neutros, es decir, tonalidades como negro, gris, blanco, entre otros.

Estos colores, correctamente empleados, brindan la sensación de elegancia, sobriedad y limpieza que se necesita para lograr la decoración minimalista.

» Quizás te interese: Cómo elegir la combinación de colores para tu hogar

3.  Utiliza los textiles más apropiados

En cuanto a las telas que visten los muebles, las cortinas y alfombras, también se inclina por aquellas que tengan el balance perfecto entre sencillez, elegancia y buen gusto.

Es decir, apegarse al icónico mensaje del mundo de la moda “menos es más”. Tratando de que sean textiles que digan mucho, sin necesidad de caer en excesos.

Un ejemplo perfecto para el estilo minimalista es el lino, siendo este un tejido totalmente natural.

4. Detalles y accesorios

Estos son esenciales para lograr la coherencia que se requiere en el espacio. Igualmente que en los casos anteriores la sobriedad debe estar presente.

Existen todo tipo de detalles y accesorios que representan el estilo minimalista, entre estos están los cuadros de autor, esculturas, fotografías de gran tamaño, etc..

Paisajismo minimalista

La decoración minimalista también está presente en el exterior de una vivienda.

Los jardines o patios de este estilo son perfectos para espacios no tan amplios, y se busca dar énfasis a las líneas limpias, sencillas y nítidas, para resaltar la belleza del espacio.

» Quizás te interese: Decoración de Jardines y Terrazas

Para lograr el estilo deseado es esencial tener clara la unión del interior y el exterior de la vivienda, siendo este tipo de patios exteriores un lugar perfecto para la reflexión y la calma.

 

Esperamos haberte ayudado con este post, pero si tienes cualquier consulta no dudes en comentárnosla.

Y ahora, dinos, ¿qué te gusta más del estilo minimalista? ¿te decidirías a decorar tu vivienda así?

¡Minimalismo para todos!

Posts que también te gustarán