Decorar con espejos es una tendencia de lo más actual a la vez que atemporal. Y es que los espejos son uno de los elementos decorativos que podemos encontrar en todo tipo de estilos decorativos: nórdico, shabby chic, clásico, ecléctico… Siempre los espejos tienen un lugar relevante en la decoración de las estancias.

Su capacidad para agrandar espacios, multiplicar la luz de todas las estancias y darle un toque mágico a cualquier rincón nos parece tan imponente, que no concebimos un hogar sin al menos un par de espejos bien situados. Ten en cuenta que, mal integrados, pueden resultar agobiantes y terminar causándote sensación de vértigo.

Utilidades

Por lo general, los espejos se suelen colocar en baños y en zonas en las que el espejo va a tener una función práctica pero hay que saber que también pueden utilizase para cambiar la sensación de un espacio.

Es el caso del dormitorio. Si tienes un armario de grandes dimensiones te recomendamos que le pongas los frentes o puertas de espejo ya que es un buen recurso para rebajar su volumen y desaparecer visualmente. Además también tiene su función práctica al poder reflejarnos de cuerpo entero. Si no es tu caso, los espejos en el dormitorio pueden convertirse en elementos principales colocándolos en encima del cabezal de la cama.

Los espejos ensanchan el espacio. Utilizar espejos en espacios reducidos como pasillos logrará un efecto de amplitud. Si en cambio, lo que necesitas es más espacio en tu recibidor, los espejos te ayudarán. En función de cómo se coloquen pueden ensanchar (en horizontal) o dar altura (en vertical).

Juega con las vistas, si tienes una casa con jardín, colocar un espejo de manera que reflejar el jardín y doblar las vistas. Si no te ves capaz de encontrar la mejor situación para tus espejos no le des más vueltas y consulta a interioristas expertos en el sector de la decoración de interiores que los resolverán fácilmente.

Estética

Una composición de espejos de distinto tamaño y forma te ayuda a crear un foco de atención en una pieza que quieras destacar. Un buen lugar seria en la embocadura de la chimenea o sobre una consola.

Los espejos, por pequeños que sean, crean puntos de luz allí donde estén. Acompáñalos de objetos de cristal o metal para acentuar este efecto y de velas si, además, quieres jugar con la textura de la luz.

Posts que también te gustarán