Cuando vamos a decorar la habitación de los niños, nos preguntamos cuáles son las líneas básicas a seguir. ¡Hay tantas decoraciones infantiles! Además, deseamos crear un espacio en el que se sientan en «su reino», un lugar ideal donde descansar y también donde jugar y, en su momento, estudiar.

Hay unas líneas básicas que deberíamos seguir para que ese espacio responda a sus gustos y su personalidad, evitando el caos y el abigarramiento. El resultado tiene que ser divertido pero cómodo y estético a la vez.

Para empezar, estos son los primeros pasos a seguir para una habitación de niños con estilo y equilibrada.

Por dónde empezar a decorar la habitación de los niños

Crear ambiente

El primer paso es estudiar las dimensiones de la habitación y la iluminación natural. De ello dependerá no solo la elección del mobiliario, sino, en un primer momento, la elección de la tonalidad dominante.

Ante la duda, lo mejor es optar por colores poco definidos. Un fondo blanco o un tono neutro muy suave dará una sensación de espacio luminoso, fresco y limpio. Las notas de color se pueden aportar a través de los muebles o, mejor aún, de los diferentes objetos decorativos, ropa de cama, juguetes, libros, etc.

Un sitio para cada cosa

En una habitación infantil es primordial el almacenaje. Además de la ropa, los pequeños de la casa acumulan cantidad de objetos que deben permanecer ordenados mientras no los usa: los múltiples juegos y juguetes, el material escolar, cuadernos y libros…

Por ello, hay que calcular ya desde el principio que se necesitará un buen armario y, también, otros muebles para guardar cosas, como cajoneras o estanterías.

Visión de futuro

Los niños crecen rápido, así que es buena idea optar, por ejemplo, por muebles evolutivos. Es una inversión que amortizamos con el tiempo. Así, puede ser interesante elegir una cuna que se transforme en cama infantil y, más adelante, en un sofá o un escritorio.

Cómo decorar una habitación de niño

Por regla general, a los niños les encanta todo lo relacionado con las aventuras y el deporte. Si es así en el caso de nuestro hijo, le gustará sentirse apoyado con detalles de sus personajes o actividades favoritas:

  • Héroes de cómic
  • Piratas
  • Deportistas

Si sus gustos son muy definidos, se puede montar una decoración temática. Pero hay que tener en cuenta que, en pocos años, incluso meses, puede cambiar. Así que lo mejor es limitarse a algunos detalles, como banderines, pósteres, colcha…

Colgar en la pared o encima de la puerta un aro de baloncesto puede resultarle de lo más divertido. Encestar bolas de papel o pelotas de espuma ligeras es muy relajante para canalizar su deseo de movimiento y energía.

En una habitación de niño se puede jugar con el azul, el verde y el gris, combinados con fondos claros en algún tono de blanco.

Cómo decorar una habitación de niña

Un cuarto de niña no tiene por qué ser rosa, pero es un hecho que a ellas les gustan mucho los colores suaves, sobre todo el rojo claro y los tonos pastel. También suelen encantarles los estampados y el estilo romántico.

A las niñas soñadoras les encantan las guirnaldas y los doseles de tul para cama. Un sitio donde refugiarse y dejar volar su imaginación.

Unos muebles de almacenaje con cajones y cajoncitos son muy necesarios para guardar sus pequeños tesoros, desde accesorios para el pelo y pequeñas prendas hasta su diario y cosas por el estilo.

Un estilo más nórdico y minimalista le resulta divertido y fresco, siempre con algún toque vintage con flores y animalitos.

» También te puede interesar: Descubre las claves del estilo nórdico

Decoraciones infantiles para fomentar la creatividad

El método Montessori es una línea pedagógica de gran aceptación entre los padres y los profesores, ya que fomenta el aprendizaje y el desarrollo de los pequeños a través de la experiencia y la manipulación de los objetos.

Según este modelo educativo, el niño tiene que desarrollarse en su propio ambiente, y este empieza por el hogar.

¿Cuáles son las características de una decoración que siga las ideas educativas de María Montessori? Todo aquello que fomente la creatividad y el conocimiento en un ambiente ordenado, limpio y tranquilo.

» También te puede interesar: Cómo diseñar espacios de trabajo para niños

Colores neutros y materiales naturales

Los tonos dominantes deberán ser cálidos y neutros: blancos rotos, grises, arenas… Dominará la madera, que ayuda a la sensación de tranquilidad. Los suelos de madera, las alfombras, etc., permitirán al niño ir descalzo y tumbarse en el suelo, si así lo desea.

Orden y espacio diáfano

El pequeño tendría que poder disfrutar de un espacio diáfano donde moverse y manipular a su antojo. Por ello, no es aconsejable llenar el cuarto de juguetes. Los muebles, los justos y con sentido práctico, es decir, con buenos espacios de almacenaje.

Con todas estas ideas y muchas más para decorar la habitación de los niños, en Tinda’s, profesionales interioristas, hacemos realidad las decoraciones infantiles que te apasionarán para tus hijos.

Posts que también te gustarán