El recibidor es la zona de la casa que da la primera acogida al visitante y se convierte en la primera oportunidad para crear una imagen determinada de la decoración del hogar. De igual modo, esta habitación es un lugar de transición en el cual dejar atrás la actividad de la calle y adentrarse en un espacio propio y personalizado. Para lograr este efecto y beneficiarse de este aspecto acogedor que puede ofrecer el recibidor, es importante prestar atención al diseño de interiores y no temer al cambio de estilo para encontrar siempre detalles nuevos y mantener el atractivo de la estancia.

Tindas.es te ofrece algunas opciones muy interesantes y marcadas por las nuevas tendencias para crear un espacio moderno, interesante y, sobre todo, acogedor para decorar tu recibidor. Todo esto se puede conseguir sin perder la funcionalidad de la estancia y manteniendo una estructura general que se adapte al ritmo de vida de cada casa.

Decora en función del espacio

Es fácil encontrar grandes estancias en publicaciones de decoración o revistas específicas. Si te enamoras de alguno de estos diseños no intentes nunca aplicarlo de forma mimética puesto que el secreto del éxito de un estilo será la adaptación del mismo al espacio disponible. Así, lo ideal es tomar la idea general y el concepto que conforma el conjunto para crear una nueva decoración adaptada a tu propio recibidor.

En muchas casas el vestíbulo no es un espacio en sí mismo sino que la entrada se realiza directamente al salón o al passillo. Este hecho también influye de manera definitiva en la decoración de la zona ya que, de integrarse en otra habitación, la entrada de la casa deberá mantener el equilibrio del conjunto.

Aprovecha los cambios de estación

Con la llegada del otoño se pueden introducir nuevos elementos como un paragüero o perchas para colgar la ropa de abrigo. En este sentido, es importante señalar el orden y la racionalización del espacio, el recibidor no debe convertirse en una zona donde se acumula la ropa, los bolsos, las botas y los paraguas creando una apariencia de desorden. Procura contar con cada miembro de la familia y añade elementos suficientes para que todos puedan colgar sus abrigos sin necesidad de amontonar.

Si tu recibidor cuenta con espacio suficiente, un armario de poco fondo, una estantería o un zapatero serán fórmulas idóneas para aprovechar esta zona de la casa sin sufrir esa apariencia de desorden.

Posts que también te gustarán