Para diseñar tu propio baño estilo minimalista debes tener en cuenta una serie de factores que harán del lugar un espacio acogedor y ordenado. El concepto minimalista funda sus bases abogando por el “menos es más”. Ello se refleja en la apariencia que consiguen las casas, pisos o jardines que han empleado este estilo y que claramente siguen unos conceptos básicos. Iluminación, color y forma son los tres pilares que dotarán a las estancias del estilo deseado, siendo en el caso del minimalismo un espacio funcional y ordenado en donde el ornamento pasa a un plano secundario.

 

La iluminación es un aspecto a destacar por su importancia en la rápida identificación del espacio. En tindas.es os recomendamos tratar la iluminación del modo más sensible posible utilizando la luz natural siempre que se pueda ya que dota al baño de calidez y mayor claridad, cosas que realzarán la disposición del mobiliario así como sus colores y formas, además de darle una apariencia del espacio mayor. La iluminación artificial se puede tratar directa o indirectamente en función del resultado que se quiera conseguir siendo la luz indirecta la elección más utilizada en los baños minimalistas ya que proporciona una calidez del espacio de sensibilidades similares a la luz natural.

 

El color seleccionado creará el ambiente del baño, pilar fundamental de la estética minimalista. Es habitual asociarle colores neutros como, por ejemplo, blancos, negros y grises para no destacar, otorgándole así protagonismo a las piezas de mobiliario. Entre sí, los elementos del baño deben quedar correctamente equilibrados para evitar descompensaciones estéticas de color y/o forma en donde los colores neutros crean una base de confort que se terminará de completar con la elección de la cerámica y del mobiliario recordando que estos colores dan sensación de amplitud para el diseño integral de interiores.

 

La forma se asocia no solo a la comodidad sino también a la calidez estética. En este sentido abogamos por las formas rectas por ser una de las bases de este estilo. La unión de dos elementos encontrados en ángulo recto, nos aporta bienestar y tranquilidad (complementando los ya mencionados iluminación y color) y es que, las líneas rectas, han de ser las auténticas protagonistas. Se puede jugar con la elección del material para terminar de darle el toque de decoración que deseemos como, por ejemplo, escoger materiales metálicos que contrastarán con colores y baldosas o introducir el vidrio para dotar de elegancia, sencillez y limpieza al aspecto final del baño.

Posts que también te gustarán