El eclecticismo es un estilo basado en la mezcla, en la conjunción de diversos objetos procedentes de las más variadas tipologías para conseguir un todo unitario. Tanto en el arte como en la decoración de interiores, así como en otras disciplinas, es frecuente hacer distinciones de estilo y definiciones que se basan en la pureza de los conceptos, sin embargo, esa pureza no siempre se puede llevar a cabo y la mezcla hace acto de presencia para aportar un tono diferente y, en muchas ocasiones, muy enriquecedor.

En el caso del eclecticismo en decoración, la mezcla no se añade a un estilo concreto como complemento diferenciado sino que conforma el estilo en sí mismo dando lugar a una nueva fórmula que, en el caso de la decoración y el interiorismo, da unos resultados muy interesantes y permite la utilización de los más diversos objetos para dar lugar a un único conjunto.

Gracias a las amplias posibilidades de personalización, el estilo ecléctico tiene un gran éxito y, en muchas ocasiones, se puede encontrar en hogares con una decoración construida con el paso de los años y no pensada de antemano y diseñada de forma expresa. Así, en estos casos es muy común encontrar distintos tipos de objetos decorativos pertenecientes a las épocas más diversas y los estilos más variados. Algunos elementos modernos se combinan con muebles antiguos, detalles de estilo minimalista con otros barrocos acompañados de objetos toscanos, orientales o exóticos.

Una de las principales ventajas de este modo de decoración es que no existen normas que rijan su construcción. No obstante, la falta de normas puede dar lugar a cierta confusión sobre qué es lo más adecuado puesto que las personas que se deciden por esta opción del interiorismo no saben a qué atenerse para acertar y se deben guiar por su sentido estético. La forma de acertar siempre es acudir a la ayuda de profesionales que presten servicios integrales de interiorismo para conseguir la visión de la experiencia.

En cualquier caso, un consejo fundamental para acertar con el estilo ecléctico es buscar el equilibrio cromático limitando la cantidad de colores que se añaden en una sola estancia. Optar por los tonos neutros en las paredes ayudará a favorecer la combinación con otros colores. Por su parte, buscar un resultado final de orden estableciendo un criterio de jerarquía en el protagonismo cedido a cada elemento será suficiente para conseguir un resultado exitoso.

Posts que también te gustarán