La amplitud del espacio y el atractivo del resultado decorativo hace que cada vez más personas se decanten por el estilo loft para la decoración de interiores en su hogar.

Se trata de una tipología decorativa que apuesta por los espacios abiertos con la mínima cantidad de divisiones. El resultado es una habitación de espacio fluido y mucha luminosidad que, de forma general, cuenta con un gran número de vanos o ventanas muy grandes cubriendo, al menos, uno de los testeros. En este sentido no deben faltar en este tipo de proyecto de interiorismo las plantas dispuestas en lugares estratégicos para aprovechar su color y que estas disfruten de la luz natural.

Las viviendas de tipo loft cuentan con las características mencionadas con anterioridad y están diseñadas según este criterio o se trata de espacios amplios y diáfanos creados con otro objetivo que, posteriormente, han sido utilizados como vivienda respetando la estructura propia de la construcción y dejando ver su carácter único.

En este sentido, durante la década de los 70 muchos almacenes y fábricas que habían perdido su funcionalidad propia pasaron a ser rehabilitadas para dar cabida a viviendas consiguiendo así dar vida a un nuevo estilo que respetaba la personalidad propia del edificio permitiendo a los usuarios disfrutar de sus espacios abiertos libres de divisiones con un toque industrial que aún hoy sigue estando de moda a la hora de decorar interiores.

El inicio de carácter vanguardista ligado a la juventud rebelde y bohemia del estilo loft, fue modificando sus características y puliendo su estética para convertirse en un sinónimo actual de sofisticación, lujo y modernidad.

Materiales y estética propios del estilo

Para conseguir un aspecto propio del estilo loft es importante atender a ciertas características esenciales que van más allá de la ausencia de divisiones espaciales. Los pilares y vigas como elementos visuales de la estructura también consiguen enfatizar de forma notable el aspecto industrial. Materiales como el ladrillo y el cemento van  ligados a idea de industria que es importante mantener para conservar el carácter propio de este estilo decorativo.

A modo de contraste entre los elementos, en TINDAS consideramos que el metal es un buen modo de añadir sofisticación y modernidad al interior añadiéndolo en pequeños detalles como herrajes en muebles, carpinterías u objetos decorativos.

En el mismo sentido, los colores fríos y neutros como el gris, el azul son los más utilizados para este tipo de estilo. Con una importancia notable de la iluminación como factor determinante, un loft debe contar con grandes vanos que aporten luz natural y apostar por luminarias colgadas convirtiendolas en un protagonista destacado en la decoración general.

Posts que también te gustarán