En decoración, el estilo mediterráneo es sinónimo de claridad, brisa marina y sobriedad natural. Un estilo gestado a orillas del Mare Nostrum, desde las islas griegas, las costas de Turquía, Italia Francia o España y hasta el litoral del norte de África.

Dejar que la luz inunde la casa, explotar la belleza de lo sencillo, usar materiales naturales y combinarlo todo con una paleta propia del ambiente mediterráneo, en la que predomina el color blanco con pinceladas azules, verde oliva y tonos terrosos.

En eso consiste este estilo sereno y natural del Mediterráneo.

» También te puede interesar: El estilo ibicenco siempre es tendencia

Casa de estilo mediterráneo

Las construcciones que encontramos en torno al Mediterráneo presentan ciertas singularidades que las definen, como son sus paredes blancas, sus vigas de madera o sus suelos de barro.

También sus patios y terrazas en los que disfrutar del sol, cuidar de unas plantas e invitar a tus amigos.

» También te puede interesar: Una terraza mediterránea en el eixample

Una casa mediterránea está siempre abierta. Abierta al exterior y a la naturaleza, pero también a la gente. Son, en esencia, acogedoras, pensadas para disfrutar de todo lo que la vida nos ofrece.

Las paredes

El color blanco (o, en su defecto, tonos muy claros de colores tierras o azules) es el elegido para pintar sus paredes.

Muros que en su versión más tradicional muestran un rústico aspecto irregular, mostrando la textura del trabajo del yeso, pero que es igualmente válido en lisas paredes más contemporáneas.

En otros casos, puedes optar por dejar a la vista los materiales constructivos, obteniendo algunas paredes de ladrillo o piedra de lo más personales y decorativas.

» También te puede interesar: Cómo separar ambientes con paredes de cristal

Los pavimentos

Hay gran variedad de materiales para adoquinar los suelos de las casas mediterráneas.

Uno de los más reconocibles es el azulejo de barro cocido, que bien puede presentarse en forma de grandes losas o de pequeñas piezas que, coloreadas o no, formen vistosos mosaicos.

Pero también es común encontrar suelos cubiertos con otros materiales como la piedra o, incluso, la madera.

La luz

Uno de los factores esenciales del estilo mediterráneo es la importancia de la luz.

Al margen de la luz natural que tengas en casa, siempre hay pequeños trucos para potenciarla y sacar el mejor partido.

A las ya mencionadas paredes blancas podemos sumar la relevancia mayúscula de los espacios exteriores, ya sean terrazas, balcones, porches o, sencillamente, las ventanas.

Eliminar cualquier elemento que obstaculice la luz, usar cortinas en tonos claros, y favorecer tanto como sea posible la continuidad entre el espacio exterior y el interior, haciendo los vanos tan grandes como sea posible.

Colocar de manera inteligente espejos en las estancias de la casa multiplica considerablemente tanto la luminosidad como la sensación de amplitud.

» También te puede interesar: Nunca pasa de moda decorar con espejos

Decoración al estilo mediterráneo

Los elementos decorativos tienen una importancia capital a la hora de definir el estilo de nuestra casa.

En este caso, deben estar escogidos con mucho tino, pues la sobriedad decorativa es una de las características típicas del trabajo de un interiorista en el estilo mediterráneo.

Haremos nuestra la máxima de que menos es más y seleccionaremos unos cuantos elementos con aire natural, tradicional o marino que den personalidad a nuestra vivienda.

La ropa de casa

A priori, los tejidos que visten nuestra casa de estilo mediterráneo podrían parecer un elemento secundario, pero es mucho el peso decorativo que sustentan.

Por ello, elegiremos telas confeccionadas con materiales naturales, principalmente lino y algodón, y entonados una vez más con la paleta de colores claros y naturales.

Si bien es cierto que aquí puedes permitirte toques de color más potentes o estampados más vistosos en almohadones o manteles.

Las plantas y flores

Hablar del Mediterráneo es hablar de naturaleza y alegría de vivir, y qué mejor muestra de ambas cosas que una bonita planta en cada estancia de la casa o un delicioso bouquet de olorosas flores frescas que nos alegren el día.

Los cactus, las crasas o las cintas son plantas muy presentes en ambientes mediterráneos, son de un tamaño asequible y muy fáciles de cuidar.

No obstante, si cuentas con un espacio abierto de cierta envergadura, contar con la belleza de los retorcidos troncos de un olivo nos transportará inmediatamente a paisajes puramente mediterráneos.

El trabajo en barro

También es muy típico el trabajo tradicional de los alfareros, por lo que colocar en rincones, estanterías o en el patio piezas de barro como tinajas, jarras o platos de cerámica aportarán un punto artesanal.

Muebles de estilo mediterráneo

Los muebles que podemos encontrar en interiores mediterráneos destacan por cierta sobriedad y economía de mobiliario.

No son espacios abigarrados, sino que cuentan con los muebles necesarios realizados en materiales generalmente naturales.

La madera es, evidentemente, la reina del mobiliario, pero también podemos encontrar mimbre o forja.

Y ahora que hemos llegado al final del post te queremos contar algo respecto a todas las fotos que hemos compartido en este post. Se tratan todas ellas de un proyecto de amueblamiento y decoración de una estupenda casa junto al mar con el objetivo de hacerla más acogedora y de estilo mediterráneo.

¿Qué te parece el resultado que hemos conseguido?

¿Te ha seducido este aire del estilo Mediterráneo? Si te has decidido a hacer algún cambio a la decoración tu casa, si tienes alguna duda o precisas de asesoramiento profesional, no dudes en contactar con nosotros, en Tindas haremos de tu hogar la casa que deseas.

Posts que también te gustarán