La decoración mediterránea se basa en las zonas costeras mediterráneas de España, Grecia, Italia, Turquía y Norte de África y lo que tienen en común todas estas zonas son la luminosidad, el colorido y la frescura. Un estilo donde imperan los colores que van desde el blanco al azul y el marrón.

El mediterráneo es un estilo muy conectado con la naturaleza, por lo que los materiales como la madera, la piedra o el hierro forjado resultan los indicados para utilizar dentro de este tipo de plan decorativo.

Paredes y suelos

Para las paredes, la piedra y el yeso. Para éste último puedes potenciar la iluminación de las estancias gracias al efecto del color de las paredes, éstas deben ser sobre todo blancas, aunque si quieres desmarcarte un poco puedes optar por un gris o un azul muy claro, tendiendo casi al blanco. Este color no solo potenciará la luz, sino que proporcionará frescura a los ambientes.

Los suelos de la casa en un estilo mediterráneo pueden ser de barro o cerámica, pero tampoco hay que descartar otras alternativas como los suelos de madera. En el estilo mediterráneo es común el uso de azulejos y mosaicos, tanto en el baño y la cocina, como en otras partes de la casa. Los azulejos pueden ser simples pero asegúrate que combinen con el resto de la decoración.

Muebles y detalles

El mobiliario tiende a ser sencillo, poco adornado, Recuerda que, antes que nada, el estilo mediterráneo es simple y con tendencias minimalistas, por lo que el mobiliario en este tipo de decoración ha de estar poco recargado. Opta por muebles simples, de diseños bajos, de madera y mimbre, con colores claros.

En cuanto a los tejidos los colores comunes son el blanco, el verde oliva, el azul, el ocre y el marrón. Los dos últimos sobre todo para el salón, el azul en el baño puesto que es perfecto ya que nos recuerda al color del mar, y el verde se puede utilizar para la cocina.

En cuanto puedas coloca detalles de hierro forjado, lámparas, espejos, patas de muebles, marcos de cuadros, etc. Incluye este material en detalles en el baño y cocina, tanto como en muebles, respaldos de sillas o detalles en las esquinas de las mesas. El hierro forjado te ayudara a dar contraste a los elementos más naturales.

Las flores frescas y las plantas de interior coloridas también son elementos indispensables en este estilo decorativo.

Posts que también te gustarán