Te estarás preguntando por qué necesitas tener un jardín zen en el espacio íntimo de tu hogar. Puede que pienses que es muy complicado y no tienes espacio para hacerlo, o que es un elemento difícil de integrar en viviendas de lujo. Nada más lejos de la realidad. Este tipo de jardín es indispensable para completar la decoración de tu hogar, y no solo por eso. 

En este post te explicamos cuáles son las bondades de este tipo de jardín japonés para que dispongas de uno en tu vivienda de lujo. Te contaremos su historia y sus orígenes. Y no solo te hablaremos de jardines zen en espacios públicos, sino también de cómo hacer un jardín zen en lugares privados e íntimos como tu hogar.

» También te puede interesar: Descubre las claves de la decoración japonesa, zen y japandi

Es un elemento muy especial para incluir en el diseño de tu decoración. También te daremos ideas de elementos con los que podrás componer tu propio y único jardín zen en casa.

Orígenes del jardín zen

El jardín zen o Karesansui es un tipo de jardín en seco que tiene su origen en Japón.

Su composición es muy sencilla. Básicamente está compuesto de dos elementos al alcance de todos: arena y piedras.

Su principal objetivo es aumentar y favorecer la serenidad interior y reducir el estrés.

Su belleza y su elegancia radica en el más puro minimalismo, huyendo de la idea de jardín como algo repleto de flores y plantas.

Su simbología es también muy importante: la arena o la grava del jardín zen simboliza el mar o el agua y las líneas que se formarán en la arena representarán el estado de esas aguas.

Algunas teorías nos cuentan que el jardín zen fue creado por los monjes y que lo usaban para meditar. Otras, que es una creación de Occidente basada en el imaginario y la cultura japonesa.

Sea cual sea, el objetivo del jardín zen es principalmente la relajación.

» También te puede interesar: Ideas para diseñar un lugar de descanso y relax en casa o en la oficina

Beneficios de tener un jardín zen en casa

1. Practicar el mindfulness

En los tiempos que corren, necesitas practicar diariamente alguna disciplina que favorezca la relajación y te aleje del estrés de la vida diaria.

Puedes tener en casa un jardín zen de miniatura.

Esto te ayudará a meditar y relajarte.

2. Te hace más creativo

Cuidar de tu jardín zen mini contribuirá a aumentar la creatividad que, a veces, se ve ahogada bajo tareas y obligaciones.

Trabajando en tu jardín zen practicarás la atención plena, relajarás tu mente y eso te abrirá poco a poco nuevas puertas en tu interior.

3. Da elegancia a tu decoración

Incluir un jardín zen japonés en tu hogar dará un toque de elegancia a la decoración. Es un elemento distintivo y poco común que hará las delicias de los invitados a la par que llenará el espacio de belleza. Basado en la disciplina japonesa de Kanso, el jardín zen se construye bajo el concepto de que la simplicidad y el minimalismo son bellos.

El otro concepto clave, el Kinsei, añade la asimetría al conjunto, representada por las líneas que dibujaremos en la grava con nuestro rastrillo.

Estas líneas significan el equilibrio entre el minimalismo y la asimetría.

Todo es necesario en la vida, el orden y el desorden, y para estar equilibrados tienes que valorar los dos por igual.

4. Representa la disciplina en la vida

Mucho más allá del mero objeto decorativo, el jardín zen mini te enseña a incluir la disciplina en la vida. Necesaria para avanzar, mejorar y crecer como personas.

Cómo hacer un jardín zen de miniatura

Hacer tu jardín zen en casa es sencillo. Se puede hacer en exterior y en interior. Un punto importante a tener en cuenta es que no necesita un mantenimiento especial ya que no está formado por plantas que tengamos que regar y mantener.

El primer elemento que necesitarás es una bandeja de madera.

Le añadiremos arena y piedras, los elementos esenciales. También podemos añadir musgo y elementos como agua, que aportan tranquilidad y paz.

Como has podido leer, construir un jardín zen es muy fácil. Además, te proporcionará un espacio único donde meditar, alejarte del estrés y conectar contigo mismo.

Plantas como el helecho y el bambú le darán el toque final a tu composición. Y no nos podemos olvidar del rastrillo, que utilizaremos para dibujar las líneas de nuestro estado de ánimo en la arena, un indispensable. Deberás organizar los elementos de tal forma que den la sensación de ser una representación de las montañas y los ríos. Ese es el objetivo.

Recuerda que puedes ponerte en contacto con profesionales del diseño de interiores que te ayudarán a construir tu jardín zen ideal en exterior o en interior. Los mejores interioristas y decoradores están ahí para construir tu jardín zen de ensueño.

Ponte en contacto con nosotros ya y disfruta de la relajación y el confort que este tipo de jardín japonés aportará a tu vida. 

Posts que también te gustarán