La concienciación por el medio ambiente y el creciente interés por llevar una vida sana y activa lleva a muchas personas a decidirse por la bicicleta como método de transporte cotidiano para moverse por la ciudad, acudir al trabajo, los estudios o para hacer deporte a diario. Se trata de una opción excelente que, sin embargo, conlleva un problema de espacio en pisos pequeños.


Esta opción de transporte y ocio se puede convertir en un gran inconveniente si no tenemos en casa un lugar apropiado para guardarla. Además, para los afortunados que sí tienen una zona adecuada en la que situar la bicicleta sin que se convierta en un continuo estorbo, el hecho de tenerla guardada puede llegar a convertirse en un pretexto para no usarla a diario y, por tanto, la bicicleta se convierte en un elemento que se mantiene inmóvil en un trastero.

Es muy frecuente también encontrar las bicicletas mal guardadas en terrazas o balcones con la intención de tenerla a mano cuando es necesaria sin que ocupe espacio en el interior de la casa. Esto también se convierte en un inconveniente porque los agentes externos pueden llegar a estropear los componentes de la bicicleta oxidándola y ensuciándola hasta impedir su correcto funcionamiento. De igual modo, tener la bicicleta en el balcón impide el disfrute de ese espacio del hogar que, de otro modo, podría convertirse en una interesante zona de desahogo.

Para dar solución a todos estos problemas de espacio y mantener intacto el uso de la bicicleta como transporte cotidiano o para practicar deporte a diario, aquí ofrecemos una propuesta muy interesante que integra la bicicleta en la decoración para convertirla en un elemento más.

Especialmente útiles para este fin son los distintos tipos de muebles y piezas diseñados específicamente para colgar la bicicleta en una pared. Desde los diseños más discretos con solo un gancho hasta los más completos con zonas para guardar los complementos y otros accesorios, este tipo de muebles dan una solución eficaz al problema de espacio y convierten la bicicleta en un elemento decorativo interesante que aporta un toque de modernidad al conjunto del hogar.

A la hora de escoger el colgador más adecuado hay que tener siempre en cuenta los colores y la tipología de decoración de interiores que destacan en cada casa para conseguir así un resultado que se integre exitosamente en el conjunto sin llegar a parecer un elemento discordante.

Posts que también te gustarán