Si estás esperando un bebé, uno de los temas que suelen hacer más ilusión es la decoración de la habitación de los más pequeños. Y lo tradicional es que, si lo que va a nacer es un niño, el color predominante sea el celeste, mientras que si esperamos una niña nos decantemos por el rosa. Sin embargo, cada vez son más los que deciden huir de estas tradiciones y buscar nuevas alternativas.

Bien porque quieras empezar a decorar antes de saber el sexo o bien simplemente porque quieras huir de formalismos, vamos a hablarte de algunos colores menos populares pero igualmente ideales para la habitación de los más pequeños.

Naranja

El naranja es uno de los colores de la paleta que más alegría transmiten, y pocas cosas hay más alegres que la llegada de un pequeño, por lo que resulta ideal para la decoración de su dormitorio. Si te decantas por este color, te aconsejamos que utilices el blanco para los muebles, y que añadas alguna ilustración dulce. El contraste que se crea con la viveza del naranja es espectacular.

Turquesa

Aunque sea muy similar al clásico celeste, tiene un toque verdoso que lo hace un poco diferente y lo acerca un poco más a las últimas tendencias en decoración. Al igual que en el caso anterior, la combinación con el blanco de los muebles resulta ideal, aunque también podemos hacerlo al revés, es decir, pintar las paredes en blanco y dar el toque turquesa a los muebles.

Tonos neutros

El blanco, el beige o el color piedra pueden dar a la habitación un toque dulce y tranquilo ideal para un bebé, independientemente de que sea niño o niña. Además, en cualquier tienda de decoración o de accesorios para bebé podrás encontrar artículos en estos tonos, por lo que no te será difícil decorar la habitación del bebé con un aire que se salga de lo habitual sin ser demasiado llamativo.

Madera

Otra opción que puedes escoger para la habitación de tu pequeño es dejar simplemente la madera con su color habitual. Esto te permitirá combinarlos con colchas o cortinas en blanco o en cualquier otro color, por lo que podrás dar un cambio a la habitación si te apetece sin necesidad de cambiar los muebles. Una opción ideal para quienes tengan intenciones de hacer cambios mientras el niño crece.

Posts que también te gustarán