La iluminación del hogar es realmente importante, pues es capaz de producir diferentes sensaciones y lograr que estemos más a gusto en nuestra propia casa.

Por ello, debemos asegurarnos de que cada uno de los cuartos de la vivienda cuenta con la luz apropiada, para lograr el efecto deseado en cada uno de ellos.

No es lo mismo la iluminación para un cuarto de baño que para un dormitorio principal. El efecto que queremos conseguir es distinto, dependiendo de la función que cumple un espacio determinado.

Los expertos en decoración de interiores han estudiado en profundidad el tipo de iluminación más adecuado para las diferentes estancias del hogar, con el fin de ofrecer una serie de consejos básicos que permitan conseguir la luz perfecta en cada una de ellas.

Preguntas antes de comenzar la iluminación del hogar

Cuando estamos diseñando la decoración de un nuevo hogar o haciendo una reforma completa del mismo estas son algunas preguntas que tanto el cliente como nosotros como profesionales interioristas nos hacemos:

– ¿Qué función va a cumplir una determinada habitación?

– ¿Cuántos ambientes queremos conseguir dentro de dicha habitación?

– ¿Qué atmósfera queremos que inunde la habitación?

– ¿Cómo vamos a sacar provecho de la luz natural de la que disponemos?

Los mejores consejos de iluminación para el hogar

Siempre has de sacar partido de la luz natural de la casa

Se trata de una iluminación irreemplazable y que no se puede conseguir de manera artificial.

Por ello, lo primero es tener en cuenta la luz natural de la que dispone tu casa; para, a partir de ahí, comenzar a planear el resto de la iluminación.

La luz natural debe ser la verdadera protagonista, en lo que a la iluminación se refiere.

A la hora de planear la iluminación del hogar no debes pecar de colocar demasiados puntos de iluminación

Esto es debido a que puede llegar a resultar pesado para la vista. No has de llegar a sobrecargar las habitaciones.

La virtud se encuentra en el equilibrio, como bien decían los griegos.

Existe una regla que se aplica de manera general respecto a la iluminación dentro de una habitación

Esta regla establece que, para que un cuarto gane en vitalidad, se debe aplicar un mínimo de cinco puntos de luz. De esta forma, la estancia estará correctamente iluminada, se reducirán los contrastes de luz y se diferenciarán los distintos ambientes.

En el caso de disponer de una vivienda con techos altos, lo mejor es que las luces apunten hacia arriba

Es un truco que hace que la luz rebote en el techo y se saque mucho más partido a la iluminación de la habitación. Además, este tipo de iluminación destacará la altura y dará mayor sensación de espacio.

Es importante que no se creen sombras en la parte superior, pues dará una indeseada sensación de penumbra.

Te recomendamos colocar puntos de luz detrás o al lado de la televisión

Esto te permite suavizar el contraste de la pantalla y evita forzar la vista a la hora de ver la programación.

También es interesante destacar objetos que nos gusten especialmente, como marcos o cuadros.

» También te puede interesar: Utiliza los cuadros para decorar con estilo

En los espacios de trabajo, has de evitar las sombras

Para ello, te aconsejamos instalar un foco de luz al lado contrario de la zona de trabajo.

Por ejemplo, si somos diestros, tendremos que enfocar la iluminación desde el lado izquierdo.

» También te puede interesar: Descubre cómo mejorar la decoración de tu despacho

Para lograr un plano lumínico mucho más vibrante y dinámico

Lo mejor es contar con varios niveles de luz. Esto crea un interesante ritmo dentro de la habitación y una atmósfera de calidez dentro de nuestro hogar.

La iluminación en el hogar, según la habitación

La cocina

La cocina es una zona de trabajo donde pasamos bastante tiempo, por lo que debe estar correctamente iluminada.

Lo mejor para estos espacios es contar con una iluminación general y focos especialmente dirigidos a áreas como el fregadero o los fogones.

El cuarto de baño

Es importante contar con una lámpara de techo que reparta la iluminación de forma uniforme. También es básico contar con varios focos de luz en el espejo, pero que no sean demasiado agresivos.

Una interesante opción es contar con espejos tipo camerino.

El salón o la sala de estar

Dentro del salón, lo mejor es poder contar con un regulador de luz para aumentar o disminuir la iluminación, según la atmósfera que deseemos conseguir. También es perfecto poder contar con lámparas de mesa y otros puntos de luz que eliminen el contraste del centro con las esquinas del cuarto.

» También te puede interesar: Lámparas redondas, el pasado siempre vuelve

Los dormitorios

Los dormitorios en tonos oscuros requieren varios puntos de luz que les den más vida. Lo ideal es contar con una iluminación general y lámparas de menor intensidad próximas al cabecero.

Además, si tenemos un tocador o vestidor, estos espacios deberán estar correctamente iluminados.

La luz siempre ha tenido un importante efecto sobre los seres humanos y llega a afectar a nuestros estados de ánimo. Por este motivo, la iluminación del hogar es uno de los aspectos clave a la hora de decorar.

¿Y tú, quieres iluminar tu hogar con mucho estilo?

Posts que también te gustarán