Las novedades en decoración para este otoño-invierno vienen cargadas de alusiones a la estética vintage. En este sentido, las lámparas redondas son un complemento perfecto para combinar con muy diversos estilos y consiguen aportar un toque de carácter con unas líneas equilibradas de fácil integración y notable versatilidad.

Si en el pasado veíamos lámparas de vidrio con pulidas formas esféricas o con algún detalle añadido para la diferenciación del modelo. Los diseños actuales recuperan lo mejor de sus antepasados, la forma esférica, y añaden un sinfín de elementos decorativos, texturas, colores, tamaños y materiales que completan un catálogo casi infinito de opciones para perfeccionar la decoración interior del hogar.

Una de las ventajas principales de este tipo de lámpara, además de la asociada a la estética, es la alta capacidad de ofrecer una iluminación general y uniforme permitiendo una homogénea difusión de la luz por toda la habitación. El agradable resultado lumínico se puede modificar optando por modelos que introduzcan elementos distintos para añadir matices de intensidad o color a la fuente de luz.

Con una gran acogida de los diseños fabricados en papel por su interesante resultado estético, sus atractivos diseños y su bajo precio, también existen otras lámparas esféricas fabricadas con cuerdas, metal, vidrio o textiles de forma individual o combinados entre sí. Desde los modelos más básicos que convierten la forma y el material en el secreto de su belleza minimalista, hasta esos otros diseños con apliques decorativos en diferente cantidad y con los más diversos estilos.

En cualquier caso, este tipo de lámparas son un útil complemento para la decoración de interiores y cuentan con una alta capacidad para la integración en los más diversos estilos gracias a la versatilidad indudable de su forma básica, la esfera.

Posts que también te gustarán