Aunque llevamos unos días en que parece que la primavera se nos resiste, el verano ya está aquí. Las telas son siempre un aliado en la decoración del hogar. Transforman los ambientes, bajan los grados de las estancias, ponen una nota de vida y positivismo. Los elementos clave en decoración de interiores para esos tejidos son las sábanas, cortinas y cojines.

Tejidos naturales

Con el calor, el hogar requiere textiles que afronten las altas temperaturas, tejidos ligeros y en tonos más neutros o coloridos. Evita los colores oscuros que absorben el calor y opta por texturas como el lino, la seda o el algodón ligero. Es el momento de despedir el invierno y dar la bienvenida a la luz y el buen tiempo.

La llegada del buen tiempo y las altas temperaturas nuestros armarios se llenan de ropa veraniega y en casa tratamos de buscar los tejidos más frescos para soportar las altas temperaturas y pasar el verano lo mejor posible.

Tejidos naturales, colores claros o vibrantes y telas fresquitas son las consignas para hacer de las telas el complemento perfecto de tu decoración veraniega. Los tejidos para el verano más apetecibles son los naturales. Ligeros y frescos se adaptan a cada necesidad, y además, se integran bien en cualquier estilo.

Seda, lino y algodón

Cada tejido tiene características diferentes por eso unos son más apropiados para el verano y otros lo son para el invierno. Las fibras naturales son las más adecuadas para el verano porque permiten que el cuerpo transpire. Los tejidos naturales más frescos son la seda, el lino o el algodón.

La seda regula de forma natural la temperatura, se mantiene fría durante el verano y cálida en invierno, lo que ocurre es que su precio es elevado. Con una gran riqueza visual, permiten jugar con los colores y las texturas.

El lino es un tejido muy fresco pero por su acabado resulta poco agradable al tacto. Los linos lavados en colores naturales combinan con cualquier estampado.

En cuanto al algodón es la mejor opción para las sábanas. Hay que tener en cuenta que existen diferentes mezclas de algodón, destacan el satén y el percal. El satén se destapa como una opción de calidad similar a la seda con un acabado brillante al mismo tiempo que mantiene una gran suavidad, mientras que las sábanas de percal son más duraderas gracias a la alta densidad de hilos que la componen. Ten en cuenta el conteo de hilo indicado en la etiqueta cuanto mayor sea el conteo, mejor será la sensación de las sábanas. Procura que el conteo de las sábanas se encuentre alrededor de 250 hilos y huye de las que tienen un conteo por debajo de 175.

Posts que también te gustarán