Los cambios de estación traen consigo muchos cambios también en la decoración de interiores. Algunas tendencias se repiten y otras se mantienen de una temporada a otra. Esto es así por el éxito de estas tendencias derivado de su alta capacidad para aportar valor al conjunto de la decoración. Esta temporada de otoño e invierno se centra la atención en el metal como tendencia decorativa, los acabados metalizados, cargada de modernidad que cuenta con numerosas ventajas y crea contrastes.

En muchas ocasiones es difícil decidirse a incluir los tonos metalizados como elementos protagonistas en la decoración de un hogar. Esto es así porque el exceso o la incorrecta combinación de los tonos pueden dar lugar a un resultado poco acertado lleno de brillos mal resueltos y con un aspecto poco equilibrado. Para evitar esto es imprescindible informarse previamente de las características de los distintos tipos de acabados y visualizar ejemplos para tomar ideas. Una fórmula que nunca falla para tener éxito es buscar la ayuda de profesionales en el diseño de interiores.

La versatilidad de los metales

Una de las mayores ventajas de incluir los metales y acabados de tipo metálico en la decoración del hogar es, sin duda alguna, la versatilidad que ofrecen en cuanto a integración en diversos estilos, así como en la combinación junto a colores de cualquier gama cromática. Así, los metales se convierten en un elemento perfecto para completar la decoración de cualquier estancia aportando un toque de brillo, luz y elegancia.

La gran modernidad de este tipo de ornamentación hace que sea idónea para el diseño de interiores en oficinas y despachos de trabajo aportando así una apariencia de actualidad, innovación y profesionalidad. Si tienes la zona de trabajo en casa, este puede ser el tipo de decoración que mejor defina la imagen de tu negocio ante los socios o clientes que recibas.

Metales en la medida justa

Desde los delicados toques de brillo en el papel de pared, hasta la inclusión de muebles fabricados en este tipo de material, la cantidad y cualidades de los acabados metálicos vienen determinados por el tipo de decoración que se desea conseguir, así como por la personalidad y el atrevimiento de quien decora.

Sin embargo, algunos detalles se han de tener en cuenta para conseguir el equilibrio perfecto. La combinación de colores fríos con tonos plateados y la gama cromática más cálida para los dorados y bronces son elementos básicos para conseguir ese aspecto de integración en todo el conjunto.

Posts que también te gustarán