Toda pared de ladrillos esconde tras de sí una gran historia, pues no en vano este material ha sido utilizado por el hombre desde tiempos inmemoriales. Podemos descubrirlo ya en la época de los romanos, o incluso en el tiempo de las dinastías chinas. Viajar desde la India, hasta el arte mudéjar de España. Sin duda alguna, es y será siempre tendencia.

Su inmutable uso tiene explicación, y es que a su imponente presencia se une una casi infinita durabilidad, lo que convierte a este material en una de las mejores opciones. Por otro lado, pocos elementos como este te van a permitir recrear ambientes tan diferentes.

Desde la fácil e imaginable atmósfera rústica, hasta el toque industrial que en los cincuenta transformó las viejas fábricas de Nueva York en hogares de vanguardia. Todo es posible, el lograrlo va a depender del alcance de tu atrevimiento.

» También te puede interesar: Decoración de estilo industrial para casas con personalidad

A continuación vamos a ver las ideas preferidas por nuestros interioristas y decoradores.

Pared de ladrillo blanco

La pared de ladrillos blancos no es únicamente una de las preferidas por el mundo de la decoración y el interiorismo, sino que además es una de las más elegidas por los clientes. El color blanco aporta además de luz, una sensación de amplitud que transmite mucha paz, algo imprescindible en cualquier espacio.

Gracias a la textura del ladrillo esta opción gana mucha fuerza, y a la hora de combinarlo existe todo un mundo de posibilidades. Por un lado va a resultar perfecto para crear ambientes rústicos, ya que la mezcla con materiales nobles como la madera resulta espectacular.

Si lo que buscas es un ambiente más salvaje y natural, por ejemplo en un restaurante o en tu propia cocina, la introducción de plantas y elementos de color verde van a conjugar a la perfección.

Por otro lado, si quisieras una atmósfera más minimalista o vanguardista, la pureza del color blanco va a hacer un balance perfecto con el uso de elementos de diseño como pueden ser lámparas, cuadros o figuras decorativas que jugando con la textura metálica o el color negro van a crear ambientes increíbles.

» También te puede interesar: Cómo lograr una decoración minimalista en una vivienda

Pared de ladrillo visto

Aunque en un primer momento el uso de este material te puede resultar demasiado osado, su presencia fresca, descarada y alegre va a conseguir convencerte. Una vez más, la versatilidad de este elemento te va a facilitar muchísimo el trabajo, pues podrás crear infinitos ambientes y cada uno va a plasmar su propia personalidad.

Gracias a este tipo de pared vas a conseguir irrumpir la continuidad del espacio, logrando sorprender y llenando todo de energía, pues este tipo de paredes no deja a nadie indiferente. Esto hace que un espacio que en un primer momento resultaba aburrido, se transforme en el rincón preferido.

Este tipo de elemento decorativo es el elegido cuando quieres rodearte de un ambiente industrial.

Compaginándolo con la madera y el hierro, y buscando las líneas perfecta de ángulos muy marcados, lo conseguirás. Resulta ideal para restaurantes u hostelería en general.

Si eres de los que siempre soñaste con vivir en Nueva York, en un loft inmenso lleno de luz, esta sería la forma más rápida de cumplir tu sueño. Si unimos a este tipo de pared cuadros inmensos de la ciudad que nunca duerme, seguro que en pocos días te encontrarás a ti mismo canturreando en inglés.

Pared de ladrillo rústico

Cambiando totalmente de tercio, vamos a ver ahora cómo crear un ambiente rústico lleno de romanticismo. Aunque encaja a la perfección en viejas construcciones perdidas entre campos o montañas, donde se busca desconectar de todo y rodearse de lo auténtico, no hace falta irse tan lejos.

Y ahí está la magia, en que puedes hacer que tu casa se convierta en ese espacio que siempre soñaste. Y si deseas sentir esa emoción que te abraza en el campo, pero vives en el medio de Barcelona, gracias a esta opción conseguirás levantarte feliz cada día.

En este caso la combinación de una pared que parece desgastada por el tiempo, con elementos más naturales lograrán el efecto buscado.

Si a esto unes viejas tinajas o elementos artesanales, te costará creer que amanecemos en la ciudad condal.

No importa si lo que deseas decorar es tu casa, un local o un establecimiento de hostelería, este recurso se adapta a la perfección a cualquier espacio, por algo se lleva utilizando en diseño desde hace años y aún así continúa siendo tendencia.

Si lo que buscas es crear un espacio único, donde se unan a la perfección comodidad, elegancia y diseño, no deberías dejar de usar este material, es siempre un acierto.

Entonces…

¿Qué te parecen nuestras ideas? ¿Cuál es la pared de ladrillos que más te ha gustado?

Cuéntanos. Si estás planteándote un cambio pero te abraza la indecisión, no dudes en contactarnos, nuestros profesionales estarán felices de darte el empujón que necesitas.

Posts que también te gustarán