Que la ausencia de tabiques está de moda para separar ambientes diáfanos es una obviedad, pero ¿sabes cómo pueden ayudarte las paredes de cristal?

Nacieron hace algunas décadas, sobre todo, en los edificios monumentales para aumentar la comunicación con el exterior.

En la actualidad, son una tendencia al alza por su versatilidad y riqueza decorativa. En este post te descubrimos algunas de sus utilidades. ¿Nos acompañas?

Iluminación y pared de cristal

Desde sus orígenes, en la creación de interiores ha primado la iluminación por su capacidad para potenciar y resaltar los elementos constitutivos del espacio a decorar.

¿Te imaginas cocinar o leer sin apenas luz?

Ya sea con lámparas, ventanas o tragaluces, la luz es vital para nuestro bienestar y el correcto desempeño de las actividades domésticas o profesionales.

La luz natural, además de ser más saludable que la artificial, cumple plenamente con este propósito, creando espacios más acogedores y cálidos.

» También te puede interesar: La iluminación ideal para tu hogar

Y es esta precisamente una de las principales fortalezas de las paredes de cristal: potenciar la entrada de luz natural generando la ilusión óptica de una mayor amplitud, especialmente interesante para aquellas habitaciones pequeñas o que carecen de ventanas.

Aunque el vidrio templado o el cristal de pavés son los más demandados, los actuales avances técnicos en el tratamiento de este material nos ofrecen cristales estampados, con sutiles tonalidades, bandas de vinilo, grisalla vitrificada, diseños con reminiscencias a las vidrieras de las catedrales o más personalizados a través de las técnicas del vidrio artístico.

Qué puedes conseguir con las paredes de cristal

Esta tendencia decorativa, cada vez más al alza, no es exclusiva de la decoración de interiores, siendo igualmente idónea para diferenciar el jardín o la terraza de las habitaciones abuhardilladas.

No obstante, son innumerables y muy dispares las ventajas que podemos lograr con ellas:

  • Segmentar espacios que queramos decorar con distintos estilos.
  • Separar ambientes que requieran una mayor intimidad, como es el caso del baño o el dormitorio.
  • Crear distintos ambientes con una misma personalidad y conservando la visión de los detalles en todo momento, ya que están hechas de un material transparente.
  • Ajustar la entrada de luz y la visibilidad en función de nuestras necesidades.

Como ves, son una herramienta funcional y flexible con la que siempre lucirás tu vivienda con un aire minimalista y moderno.

Con el fin de contrarrestar la posible pérdida de privacidad, lo recomendable es recurrir a estas paredes para las estancias comunes y menos expuestas al exterior y complementarlas con cortinas o persianas.

En función de las particularidades arquitectónicas de la vivienda (localización, orientación, geometría, cantidades de tabiques interiores…), tus gustos y demandas podrás decantarte por un gran abanico de diseños y combinaciones.

Cómo separar ambientes con cristal

Si tu propósito es independizar estancias y crear distintos ambientes, puedes optar por las paredes fijas o las móviles.

Todo dependerá de tu presupuesto y de la morfología de tu casa.

Ciertas estancias, como la cocina, el baño o el salón, agradecen delimitar su perímetro para desmarcarse del conjunto, especialmente si se trata de viviendas tan amplias como los lofts, sin olvidar la importancia de la iluminación para las tareas que vayan a acometerse en ellas.

Si tienes una cocina americana y la utilizas mucho, no querrás que los olores se propaguen por toda la casa. Si dispones de un área de trabajo contiguo al salón será conveniente crear una separación que preserve tu concentración.

» También te puede interesar:  Diseñar una isla de cocina

En cocinas de reducidas dimensiones y sin entrada de luz, instalar una puerta corredera de cristal es la mejor solución: no perderás detalle de lo que ocurre al otro lado y el espacio se encontrará adecuadamente aislado.

Si, por el contrario, no sabes cómo aprovechar la luz del salón para iluminar el recibidor y tu presupuesto es reducido, los paneles metálicos acristalados son una interesante alternativa.

Sin duda, su apariencia industrial y vintage no dejará indiferente a nadie. Además, si la decoración del entorno no es excesivamente neutra puedes pintar la estructura metálica de blanco o gris claro para no restar protagonismo al cristal.

Las ventanas con cuarterones resultan más acogedoras que el cristal liso pudiendo emplear viejas ventanas a rehabilitar para separar ambientes con cristal, por ejemplo entre una sala de estar y un dormitorio, el comedor y la cocina o el dormitorio y su baño.

Es una opción personal con la que aseguraremos una buena entrada de luz, amplitud y funcionalidad.

Si prefieres las puertas acristaladas corredizas añadirás flexibilidad al poder ajustar su grado de apertura a tus apetencias o requerimientos.

¿Son seguras las paredes de cristal para separar ambientes?

Pese a ser algo caras, este tipo de paredes son muy duraderas, su mantenimiento no reviste gran complejidad y son completamente seguras.

En caso de rotura se formarán gránulos de borde redondeado con los que es imposible cortarse. Si tienes niños puedes estar tranquilo.

Si deseas conferir mayor amplitud, luminosidad, practicidad e intimidad a tu vivienda o espacio de trabajo las paredes de cristal son lo que estás buscando. Seguro que su versatilidad se adapta a tus necesidades.y preferencias decorativas.

¿Te atreves a dejar atrás el ladrillo y reformar tu vivienda con paredes de cristal?

Posts que también te gustarán