El suelo de madera natural es una opción muy acogedora para tu hogar y muy elegante para tus locales comerciales. Sin embargo, requiere cuidados especiales, que no tendrías que realizar en un suelo de baldosas.

Además, es un pavimento tan versátil que conviene que antes de instalarlo te informes de las opciones más adecuadas para el lugar donde vayas a ponerlo. De hecho, te recomendamos que cuando hayas visto dos o tres tipos de madera que te gusten, te informes sobre sus características, para acertar con tu elección.

En este artículo te comentamos sus ventajas e inconvenientes, así como los tipos de suelo que puedes instalar en tu vivienda o local.

Ventajas e inconvenientes del pavimento de madera

El parquet, contra lo que puedas pensar a priori, es un suelo muy resistente. Especialmente cuando está hecho de madera natural. Además, aporta calidez a tu hogar. Y no solo en el sentido de que lo hace más acogedor, sino que mantiene mejor la temperatura.

El único material que compite con el suelo de madera en este aspecto es la moqueta, pero esta requiere más cuidados, siendo muy difícil mantenerla limpia.

Como inconvenientes, está la cuestión de su mantenimiento. Aunque el pavimento de madera aguanta bien el uso cotidiano, tendrás que tratarlo eventualmente. Esto supone evitar los productos de limpieza más abrasivos y encerarlo de vez en cuando.

Estas necesidades especiales hacen que algunas personas se decanten por otras opciones, como el suelo vinílico o las baldosas de imitación de madera. Sin embargo, estas alternativas no alcanzan nunca el nivel de calidad y calidez de la madera natural, que es la opción que te recomendamos.

Tipos de suelos de madera

Existen varios tipos de suelos de madera. Cada uno de ellos presenta sus peculiaridades de instalación, diseño y mantenimiento. Por eso te presentamos los tipos más comunes.

Parquet machiembrado

El parquet machiembrado, también conocido como suelo de tarima, se compone de lamas de madera que presentan una hendidura en uno de sus lados y un saliente en el otro. Su instalación es muy sencilla, ya que lo único que tendrás que hacer es encajar el saliente de una pieza en la hendidura de la siguiente, y así sucesivamente.

El patrón que origina es de líneas paralelas, lo que lo hace más fácil de limpiar.

En ocasiones, estas piezas se fabrican superponiendo capas de madera (multicapa), y puede que no se consideren parquet si no alcanzan cierto grosor. Sin embargo, estos suelos de madera siguen aportando la calidez y el estilo del parquet.

Parquet taraceado o lamparquet

El parquet taraceado o de mosaico se compone de piezas más cortas, que al agruparse forman baldosas cuadradas. Al instalarlo genera un patrón de líneas perpendiculares, mucho más llamativo que la tarima.

Si el patrón de tablero no te apasiona, puedes utilizar el llamado lamparquet. Sus lamas son como las del suelo taraceado, pero en lugar de instalarse en un patrón de cuadrados se instala formando un patrón de zigzag. El problema de estos diseños más elaborados es que te costará más mantenerlos.

Parquet industrial

Esta es la opción ideal para tu local comercial. En lugar de colocarse las tablillas en la posición tradicional, se instalan sobre su canto.

Esto produce un resultado más robusto, lo que lo hace ideal para aguantar un uso más intensivo y el desgaste del tránsito cotidiano.

Otros patrones y características estéticas

Debes tener en cuenta que existen parquets y tarimas diseñados para instalarse según diferentes patrones geométricos. De modo que a la hora de elegir tu pavimento de madera tendrás que prestar atención al catálogo, porque puedes instalar desde los diseños más sencillos hasta los más señoriales.

Suelos de madera rústica

Otra de las opciones que deberías considerar, antes de elegir tu parquet, es si prefieres decantarte por los suelos de madera rústica. Este tipo de suelos son más rudos, lo que los hace ideales para las decoraciones más rurales o industriales. Además, suelen ser más resistentes al uso, a los golpes y a la humedad, con lo que pueden instalarse en baños y cocinas.

» También te puede interesar: Claves para un estilo rústico en un piso moderno

Suelo de madera oscura

Si necesitas un suelo de madera oscura para aportar sobriedad a tu hogar, puedes emplear la madera del nogal, el wengué o el ébano.

También es frecuente recurrir a la tatoba o la teca, que son maderas rojizas, menos oscuras que las anteriores pero igual de elegantes.

Suelo de madera clara

Si lo que quieres es que tu casa reciba algo de luz o hacer que parezca más grande, es mejor que instales un suelo de madera clara. El pino podría ser la opción más acertada y económica. Sin embargo, también te servirá el fresno, el roble o la haya.

» También te puede interesar: Colores de suelos laminados en gris y blanco ¿cómo combinarlos?

¿Estás pensando en instalar un suelo de madera natural en tu casa? ¿Tienes alguna duda sobre el mantenimiento de tu pavimento de madera? Puedes dejarnos tus comentarios para que resolvamos tus dudas o te orientemos. ¡Estaremos encantados de echarte una mano!

Posts que también te gustarán