¿Cuándo acudir a un interiorista? Cuando decidimos adquirir un local nuevo en la ciudad o comprar una vivienda, nos guiamos por parámetros que nos ayuden a tomar la decisión adecuada.

El principal, sin ninguna duda, que nos guste lo que ven nuestros ojos, aunque no el único.

¿Cuántas veces has dado con el espacio de tus sueños, pero no se encontraba en la ubicación adecuada?

La zona o el lugar en el que esté localizado pueden condicionarnos hasta el punto de tener que rechazar ofertas muy interesantes.

La solución no pasa por desesperarnos, sino todo lo contrario. Abrir la mente, abstraerse en los espacios y crear lugares mágicos donde antes solo existían paredes y vigas.

Esta labor, entre muchas otras, es las que hace necesaria la presencia de la figura del diseñador de interiores.

¿Que es un interiorista?

Aunque el término lo relacionemos con el diseño de interiores tal y como lo conocemos hoy en día, cabe decir que la figura como tal existe desde mucho antes de que nuestra memoria alcance a recordar.

Ya en las antiguas civilizaciones egipcias se estudiaba a la perfección la distribución de las tumbas en las que se depositarían los cuerpos de los faraones para su descanso eterno. Y créeme, no era algo que dejaran para nada al azar.

Así ha ido evolucionando hasta la actualidad, donde este papel adquiere suma importancia, consiguiendo convertirse en la persona encargada de la modificación y la distribución de los espacios.

¿Que hace un interiorista?

Los lugares sobre los que puede trabajar un profesional del sector son tan diversos que no confeccionaríamos una lista cerrada.

Los servicios más comunes son:

  • Locales comerciales
  • Viviendas (tanto nuevas como de segunda mano)
  • Hoteles
  • Salas de exposiciones
  • Congresos
  • Restaurantes

En todos ellos el profesional del interiorismo trata de buscar la distribución óptima en función del tamaño del que se disponga, una organización que nos permita incorporar todos los elementos necesarios de la forma más cómoda.

La capacidad de abstracción de la que se precisa no es fácil obtenerla.

Los diseñadores de interiores somos personas capaces de realizar una composición de lugar de un simple vistazo, y eso no es solo resultado de un estudio, sino que se trata de una capacidad innata.

Interiorista vs Decorador

En ocasiones, el desconocimiento hace que tendamos a confundir estos dos términos. No porque sus profesiones guarden cierta relación, sino porque existe un grado de intrusismo entre ambas.

Vamos a intentar aclararte la postura de cada una con el fin de que no tengas problemas a posteriori.

Figura del Interiorista

Como ya comentábamos antes, el interiorista es el encargado de la modificación de los espacios en general.

Para que nos entendamos, es el que tiene licencia para decidir derribar según qué paredes, y qué otras levantar o la disposición de enchufes y otras instalaciones.

En definitiva, no estudia los espacios sino que los crea para obtener la máxima funcionalidad.

Figura del Decorador

A diferencia del anterior, el decorador de espacios interiores realiza un estudio del lugar con el fin de sacarle su máximo partido.

Una vez distribuidos los tabiques, columnas y teniendo el espacio diáfano con el que vamos a trabajar es cuando entra en juego su trabajo.

Estudia los elementos que lo componen como la luz natural que entra en la vivienda, disposición de los muebles o los materiales que se han empleado para el recubrimiento (suelos, azulejos o paredes).

Con todo ello comienza a vestir nuestro hogar, haciendo de él un lugar más acogedor.

Ventajas de disponer de un Interiorista y Decorador

La cuestión no es decidir sobre cuál de los dos es mejor.

El trabajo conjunto de ambos profesionales se complementa con el fin de conseguir el mejor de los resultados.

Por ejemplo: no queremos un decorador que nos deje una casa preciosa en la que no dispongamos de los enchufes situados en las zonas idóneas, radiadores en lugares que incomoden el amueblamiento óptimo o columnas en mitad de una estancia.

En Tindas somos Interioristas y Decoradores de Barcelona.

La idea es que el interiorista piense en la mejor planificación para que el diseñador pueda crear el efecto visual deseado.

Tanto si quieres comprar una vivienda, abrir un nuevo local o montar un nuevo negocio, necesitarás de un espacio. Espacio que deberás optimizar al máximo para que el confort cumpla todos los requisitos.

Piensa que una buena decisión a tiempo conllevará que te evites futuras reformas, derramas y similares. Porque la solución no es ahorrar un dinero ahora evitando contratar a un interiorista decorador.

Bastante grande es la inversión que se hace en cualquiera de los supuestos como para dejar lo demás al azar, así que es preferible hacer las cosas bien desde un principio.

Nosotros lo sabemos y contamos con una dilatada experiencia que nos avala, así que podemos confirmar que estos casos se dan mucho más de lo que nos gustaría.

Si quieres ampliar la información y contratar no dudes en contactar con nosotros . Nos encargaremos de todo, desde el asesoramiento inicial hasta el último detalle de tu proyecto de diseño de interiores.

¿Necesitas un interiorista para esos cambios que tienes en mente?

Posts que también te gustarán