Si buscas darle un lavado de cara a tu hogar y te apasiona lo estiloso y funcional, este post está hecho para ti. Los amantes de la decoración sabemos que el núcleo de toda vivienda es, sin lugar a dudas, el salón. Para conseguir un salón elegante a la par que práctico solo hay que tener en cuenta algunos trucos y consejos sencillos, con independencia de las dimensiones de las que dispongas.

Ya sea una estancia grande o pequeña, la clave está en atender a los pequeños detalles de la decoración. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? Sigue leyendo, aquí te lo contamos.

Cómo decorar un salón elegante

1. La distribución: tu principal aliada

Visualmente, plantear una distribución simétrica de los elementos que se encuentran en el salón ayuda a crear una gran sensación de orden, algo que está muy en la línea de la sofisticación.

Cada cosa ha de estar en su sitio y se procura no dejar nada al azar. El equilibrio aporta armonía, y si de algo es sinónimo la elegancia es de tranquilidad.

Para potenciar dicha simetría prueba a colocar una mesa baja en un lugar central destacado y a su alrededor los sofás y sillones enfrentados. La composición quedará alineada y no sobresaldrán elementos disonantes que rompan el equilibrio.

» También te puede interesar: Ideas y tendencias de diseño para salones modernos

2. A la hora de elegir la paleta cromática…

Por norma general, para conseguir elegancia en el salón los expertos aconsejan optar por tonos neutros. Son sencillos de combinar y atemporales, funcionando con cualquier estilo decorativo. No obstante, y para que la habitación no parezca demasiado sobria o aburrida, lo ideal es incorporar notas de color mediante elementos concretos:

  • Textiles como las cortinas o los cojines
  • Cuadros
  • Centros de mesa

Se trata de objetos relativamente fáciles de sustituir, por lo que si te cansas de la elección no supondrá un gran problema cambiarlos.

Cuando hablamos de incorporar color no significa que tengas que hacerlo de una manera excesiva o extravagante. Combinando tonalidades y aportando accesorios con colores destacados será más que suficiente.

3. Atiende a los detalles

Desde la caída de la cortina a la disposición de las alfombras, cada detalle cuenta. Para las primeras no dudes en incorporar telas naturales y con buena caída como el lino o la seda. Y recuerda: el largo se verá más elegante si reposa unos cm sobre el suelo.

En cuanto a las alfombras, resultan fundamentales para vestir la estancia y delimitar los espacios.

La única norma que tiene que seguir es que todos los asientos deben estar sobre ella, o al menos las patas delanteras.

En cuanto a los complementos, los accesorios dorados añaden elegancia y sofisticación de forma inmediata. Un centro de velas sobre la chimenea, un espejo en la pared, una figura decorativa especial sobre la mesita… Como foco emisor y de recepción de la luz atraerán las miradas sin sobrecargar el salón y darán sensación de lujo y opulencia.

Efecto similar consiguen materiales como el cristal y el mármol, los cuales puedes incorporar de una manera original haciendo uso de las lámparas de mesa.

4. Suelo de madera

Un básico para conseguir un elegante salón son los suelos de madera. Aportan calidez y luminosidad, haciendo los espacios agradables y confortables. Además, con el tiempo evolucionan y envejecen con la casa, adquiriendo matices difíciles de conseguir con cualquier otro elemento.

» También te puede interesar: Consejos para tu suelo de madera natural

5. Vuelta a las molduras

Sinónimo de elegancia por antonomasia. Si quieres que destaquen como elemento decorativo puedes pintarlas en un tono diferente al del techo o las paredes.

6. Las puertas, las grandes olvidadas

Para aumentar el efecto sofisticado lo ideal son las puertas lacadas. Aportarán una gran versatilidad, especialmente si incluyen cuarterones.

Imprescindible: piezas clásicas para disponer de un salón elegante

Opta por incluir muebles de estilo francés como butacas o banquetas a juego. Lo importante es combinarlos con mobiliario actual que haga las veces de contrapunto. En este sentido, apostar por líneas rectas -siempre que no sean muy marcadas- es también un acierto seguro.

Lo recomendable es no jugarnos todo a un solo estilo:

La confluencia de varios a través de detalles y mobiliario escogido es una opción más que aceptable con la que asegurarás la tendencia en los próximos años.

La clave para conseguir que sea elegante tu salón

Con independencia de lo expuesto, basta con que tengas una sola idea en la cabeza: la elegancia se basa en los matices, no en los extremos. Sea cual sea tu estilo lo importante es que no abuses de los accesorios ni caigas en el minimalismo más absoluto. En el término medio está el acierto.

» También te puede interesar: Ideas para salones con encanto

Como habrás comprobado, ninguna de las actuaciones precisan de una reforma integral. Basta con tener algo de imaginación y poner en práctica las propuestas descritas.

Si buscas un salón elegante y no sabes por dónde empezar, ponte en manos de nuestros profesionales. Estaremos encantados de llevar a cabo tu idea.

Posts que también te gustarán